El ministro de Agroindustria, Ricardo Buryaile, aseguró hoy que el 'conflicto campo-gobierno ya terminó' y sostuvo que ahora quedan los 'problemas' que intentarán solucionar, por lo que van a 'recibir y tratar de llegar a un acuerdo' con los referentes del sector.
Consideró que lo que caracterizaba a la antigua administración nacional era la 'falta de diálogo' y prometió revertir esa situación, al brindar una conferencia de prensa tras poner en funciones al jefe de gabinete, secretarios y subsecretarios que lo acompañarán en su gestión.
Buryaile confirmó que la eliminación de las retenciones, con excepción de la soja que bajará al 30 por ciento, y a las trabas a las exportaciones, son 'medidas relacionadas con la unificación del tipo de cambio'.
'Nosotros podemos anunciarlas (las eliminaciones), las medidas tienen que surtir efecto, si se tienen dos variables para analizar liquidación de exportaciones, yo elimino las retenciones, pero no hay previsibilidad sobre el tipo de cambio ¿Qué hacer? Esperar', dijo.
También agregó: 'Si analizás la política cambiaria y no eliminamos retenciones ¿Qué se hace? Esperar. Entonces, yo quiero decir, la decisión está tomada, lo que estamos esperando es hacerla oportuna'.
Después confirmó que en el Gabinete económico nacional se 'está hablando' de lograr acuerdos de precios y salarios, 'fundamentalmente de los primeros días; nosotros asumimos ayer, pero todos estos días hubo un impacto en precios muy alto. Vamos a trabajar con todas las cadenas de valor'.
Aclaró que esperan que 'no afecte los salarios todo esto que está pasando y que no haya una pérdida de poder adquisitivo'.
Adelantó que el subsecretario de Agricultura, Ricardo Negri, 'ya estuvo trabajando con el secretario de Comercio y reuniéndonos con algunos sectores'.
Por otra parte, ratificó que el gobierno de Mauricio Macri considera que las 'retenciones' a las exportaciones 'no son un buen mecanismo ni un incentivo para la producción'.
'Hay un esquema tributario basado en la recaudación que se ha hecho sobre las retenciones, estamos haciendo un enorme esfuerzo fiscal para que Argentina compense un mal mecanismo de incentivo a la producción. Necesitamos generar mayor volumen de producción.
Tenemos que llegar a los 130 millones de toneladas con todo lo que significa eso', sostuvo.
Consideró que sería 'irresponsable' cualquier decisión de 'sacar retenciones a la soja', aunque aclaró que les 'gustaría' hacerlo y reconoció que los derechos de exportación son un excelente mecanismo de recaudación.
Dijo que la Argentina 'no es todo soja' y anticipó que en las economías regionales la prioridad es el Alto Valle patagónico con la situación de las peras y manzanas y que se encontrarán con representantes del sector.
También puso sobre el tapete la crítica situación de la lechería y dijo que la semana que viene se reunirá con los representantes de la industria y producción (tamberos) para buscar una solución.
Mientras que en su discurso previo a la puesta en funciones de su Gabinete transmitió tranquilidad sobre su futuro a los numerosos empleados del antiguo Ministerio de Agricultura, muchos de los cuales se asomaban por las ventanas que daban hacia el patio interno donde se efectuó el acto, en el que estaban presentes numerosos referentes del ámbito agroindustrial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora