Esta tarde la propietaria de la vivienda que usurpaba la familia del asesino confeso Nelson Chocobar, se presentó en el domicilio de Nicolás Avellaneda 56, en Finca Independencia a reclamar que desaloje de inmediato su vivienda. Ante la presencia policial y la amenaza de los vecinos de quemar la casa, la usurpadora decidió retirarse por su propia voluntad.

Este es un episodio más en el hecho que conmocionó a la barriada de Finca Independencia, por el asesinato de Daniel Solá quien fuera acuchillado sin piedad delante de familiares y testigos por Nelson Chocobar. La familia de este último había tomado una casa en la calle Nicolás Avellaneda 56 y la habitaba sin ningún tipo de autorización de la propietaria.
Esta tarde la dueña de la vivienda se presentó para solicitar el desalojo de su propiedad a la madre del asesino. Si bien primero ofreció resistencia ante la inminente reacción de los vecinos quienes amenazaban con quemar la casa si no se retiraba del lugar, la usurpadora optó por irse voluntariamente.
Discusión y asesinato
El asesinato ocurrió en la tarde del domingo en barrio Finca Independencia, cuando Nelson Chocobar fue en busca de su vecino por causas que se les adjudican a los propios hijos de ambos. El ahora detenido fue armado al lugar del encuentro, ya que desde hacía un tiempo estaba enfrentado con quien sería su víctima, Daniel Solá.
En medio de la pelea Solá recibió una herida de arma blanca en el tórax y cayó fulminado. Antes que pudiera ser asistido murió por un shock hipovolémico, es decir falta de fluido sanguíneo en el sistema circulatorio.
El vecindario se encuentra en pie de guerra, por años de abandono oficial, por las juntaderas violentas de cada noche y por la zona liberada a las drogas que no pudo encontrar solución durante los últimos años. El crimen de Solá hizo que muchas madres denunciaran la venta indiscriminada de paco y ahora pasta base en cigarrillos, lo último que lanzaron al mercado local los colombianos que habitan la zona, denunciaron las madres.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora