Con más de un mes al frente del Ministerio de Salud de la Provincia, Roque Mascarello mantiene la convicción de que no existe una medida novedosa para el abordaje del dengue, Zika y chikungunya. Las acciones se basan en la estrategia elaborada hace tiempo por la Organización Mundial de la Salud (OMS). La misma establece una coordinación con cada uno de los municipios, la elaboración de los planes de contingencia que se presentan en los hospitales y la selección de las manzanas sobre las cuales se desarrollarán las acciones. Entre ellas descacharrado, limpieza, utilización de productos como larvicida y en el caso de brote o de un foco, el bloqueo del mismo.
"No hay ninguna acción extra que se conozca que sea útil para hacer que los casos disminuyan. Mientras que nosotros no bajemos la densidad del mosquito (Aedes aegypti) obviamente las posibilidades de infestación de las personas siguen siendo altas", dijo a Mascarello a El Tribuno.
Según datos proporcionados por Salud de la Nación, entre el 2015 y 2016, Argentina experimentó la temporada con mayor cantidad de casos de dengue. Salta contabilizó aproximadamente tres mil casos.
"Si bajamos la densidad del mosquito obviamente las posibilidades de infección claramente van ir disminuyendo. No hay ninguna medida en el mundo que sea nueva de las que ya están establecidas", aseguró el ministro.

El enemigo

Como vehículo transportador de virus, el mosquito Aedes aegypti fue señalado como el principal enemigo, ya que es el mismo que transporta además de dengue, chikungunya y Zika. Este último cuenta con el agravante que también es transmitido por vía sexual.
"Nuestro gran enemigo sigue siendo el mosquito. Tenemos que trabajar y extremar las medidas de prevención vinculadas con la información y la necesaria educación de nuestra población, en especial las embarazadas", dijo el ministro Roque Mascarello. La vigilancia intensificada comenzó el 1 de noviembre.

Ayuda de Nación

Las cuentas del Ministerio de Salud de la Provincia recibirán, dentro de los próximos treinta días, doce millones de pesos de Nación para combatir el dengue, Zika y chikungunya. El dinero forma parte del subsidio (89 millones de pesos) otorgado a comienzos de semana por el Ministerio de Salud de la Nación a provincias del NOA y NEA.
La mitad del dinero destinado para la provincia se utilizará para al pago de las personas que trabajan en las distintas tareas de prevención y control. El resto será para la compra de insumos entre ellos motomochilas, repelentes, equipos de protección.
Así lo informó el ministro Mascarello. "Cada provincia puso en su momento fondos presupuestarios que no estaban previstos para algunas cosas que la Nación normalmente las proveía. Por ese motivo, solicitamos un subsidio y se trata del primero que otorga el ministerio nacional para este fin", aseguró el funcionario.
En relación a la cantidad de personal afectado para cumplir con las tareas, aseguró que existen alrededor de 500 personas financiadas con fondos de la provincia. Además de aquellos agentes incorporados en programas, comunitarios, nacionales y el voluntariado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora