Marcela es venerable maestra de la "Augusta y Respetable Logia Acacia Número Cuatro" de Salta. Su cargo es el más alto en la institución y prefiere reservar su nombre completo porque sabe que todavía hay un largo camino por recorrer para superar los prejuicios contra una organización durante siglos resistida por instituciones como la Iglesia Católica.
En diálogo con El Tribuno, habló sobre los fines prácticos de la masonería en la vida cotidiana.
¿Por qué se cree que la masonería 
es algo secreto y oculto?

Porque en realidad fue así durante mucho tiempo. Revertir eso cuesta mucho. La masonería es discreta, no secreta.
Los ideales de libertad, igualdad y fraternidad de la masonería son, quizás, universales. Pero hay otros, como el librepensamiento, que son más discutidos. Por lo general, en otras instituciones hay otros lineamientos. Y para muchos grupos sociales, religiosos o políticos puede ser difícil entender el librepensamiento.
¿Qué es la masonería?

Decir que es una forma de vida puede ser trillado. Pero es una experiencia vivencial. De lo que se trata es de dar herramientas que, llevadas a la vida social, familiar y laboral pueden ayudar a vivir de otra manera.
Cuando uno encuentra esa experiencia de vivir de otra manera, poder resolver conflictos o rendir más en un trabajo, es cuando encontró la masonería.
No se trata de aprender el intelectualmente. Por ahí la gente puede tener la idea de que la masonería es pasarse todo el tiempo leyendo libros y no se trata de eso.
Si uno lee un libro intelectualmente, a lo mejor lo puede saber. Pero no sirve si uno no lo puede plasmar en algo. Y eso depende de cada uno.
¿Por qué los grupos no son mixtos, con varones y mujeres?
Hay grupos mixtos.
¿Los que están en la masonería pueden decidir si quieren que se conozca?
Cada uno tiene su decisión. Yo puedo decir que soy masona pero no puedo decir que otros lo son.
Hay muchos prejuicios. Por eso es bueno tratar de cambiar la mentalidad de la gente que piensa que esto es algo de ultratumba, oscuro o macabro.
Por supuesto, hay aspectos que no se conocen afuera sino cuando uno se inicia.
¿Qué es iniciarse?

Es hacer la ceremonia por la que se ingresa a la masonería.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


octavio graco
octavio graco · Hace 4 meses

todo los extremos son malos!!!el racionalismo puro le quita el alma a una sociedad.


Se está leyendo ahora