Con el calor, vuelve esa sed "que nunca se acaba" , como dice la canción. Con una mínima inversión podemos hacernos una pequeña barra en algún rincón de casa y sorprender con tragos exquisitos a nuestros invitados. Por supuesto que como todo lo que tiene que ver con la gastronomía, lo que reina es siempre la imaginación y "la onda" que le ponga quien prepare. Sin embargo, para darnos unas directrices más seguras, consultamos a uno de los bartenders más conocidos de la ciudad, que trabaja en el Paseo Gemes: Fernando "Elmecha" Menéndez, armoniquista y poseedor de una mano justa para poner elixires en los vasos.
"Hay un trago que me gusta mucho, que es un clásico de la coctelería", cuenta Fernando. "Nació en uno de los bares más emblemáticos de La Habana, El Floridita. El "Daikiri Hemingway'', dedicado al escritor ganador del Nobel que murió en la isla. En La Floridita, lo que hicieron fue ponerle una estatua de Hemingway en la esquina del bar donde se ponía a tomarlo. Es un trago bastante simple: ron y jugo de limón, una cucharada de jugo de pomelo -una cucharadita al final- y licor de marrasquino. Todo a la coctelera y se lo sirve con hielo en el vaso. El cítrico realza los sabores del ron. Es un trago clásico que lo podés tomar a cualquier hora del día. Recordemos que Hemingway era afecto al buen beber y andaba con cócteles a la mañana, a la tarde... La coctelería clásica cabe a cualquier hora del día. Es un trago muy elegante y sería un bombazo si en este verano se impone", dice "Elmecha". "Otro trago muy rico es el "Sueños Húmedos'', que es más femenino. Lleva Malibú -ron al coco-, licor de Amaretto, o almendras, y un touch de vodka. Todo batido con crema de leche en la coctelera. Hay que servirlo en una copa de Martini. Una media medida de vodka, media de malibú, dos o tres piedras de hielo en coctelera. Y una pequeña ralladura de chocolate encima para decorarlo. Es exquisito, muy femenino", señala el bartender.
"Estos son tragos para la noche, para tomar un par de horas después de la cena, en un momento más íntimo, porque son tragos para compartir, que facilitan una charla", explica Fernando, que de esto conoce.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora