La pareja actual de Joaquín "El Chapo" Guzmán dijo temer por la vida del capo mexicano y denunció que sus derechos humanos son violados en la prisión de máxima seguridad en la que está recluido desde enero, informó el viernes la cadena estadounidense Telemundo.
Emma Coronel dijo a la televisora que las autoridades mexicanas están "tratando de cobrarse lo de la fuga" del capo. Guzmán Loera, exlíder del cártel de Sinaloa, huyó espectacularmente en julio de 2015 del penal de Almoloya a través de un túnel de 1,5 km.
La joven mujer concedió su primera entrevista a Telemundo, que este viernes publicó una parte de la charla. El próximo domingo será presentada en su totalidad. "Temo por su vida, no sabemos si está comiendo bien. En general no sabemos en qué situación se encuentra porque no lo hemos podido ver", dijo Coronel, de 26 años, y quien fue reina de belleza de Las Canelas, su pueblo natal en Sinaloa (noroeste).
No está claro si Coronel es esposa legal del capo, pero la mujer trató de visitarlo en el penal al que Guzmán regresó el 8 de enero tras su recaptura en Sinaloa. Sin embargo, las autoridades mexicanas no se lo permitieron porque le faltaban documentos para su trámite de ingreso a la visita.
Los custodios "están todo el día con él, viéndolo en su celda. Todo el día están ahí, están pasando lista a cada hora, no lo dejan dormir, no tiene privacidad ni para ir al baño", dijo Coronel. Tras el regreso de Guzmán Loera al penal, las autoridades reforzaron las medidas de seguridad. Entre ellas, dispusieron de un guardia permanentemente en la puerta de barrotes del calabozo en el que se encuentra.
Imágenes publicadas por la prensa mexicana de la celda del capo, que también es vigilada por cámaras, muestran una simple plancha con un delgado colchón para dormir, una mesa de noche, un retrete y una regadera. Estos espacios no están separados por muros, para que no haya "puntos ciegos", dijeron en su momento autoridades mexicanas.
Guzmán Loerea se escapó en julio por un boquete en el piso de la regadera de su anterior celda, que conducía por un túnel hacia el exterior de la prisión. Uno de sus abogados dijo esta semana a Radio Fórmula que Guzmán, de 58 años, se queja de que los guardias lo despiertan cada dos horas para pasar lista y que lo están "convirtiendo en un zombi".
"Yo pienso que cualquier ser humano tiene derecho a tener por lo menos las cosas vitales de un ser humano, no se las están haciendo valer a él, me consta", dijo Coronel, quien en 2011 tuvo a las hijas que procreó con el Chapo en un hospital de Los Ángeles (EEUU).
Fuente: NA

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora