La ciudad de Orán vivió una mañana agitada, situación que se notó mucho más en la Municipalidad, cuyos empleados habían decretado un paro de actividades para ayer en la asamblea que tuvieron el viernes pasado, a la que asistieron UPCN, el SOEM y los Autoconvocados.
Por su parte, desde el Ministerio de Trabajo de la Provincia se dictó ayer una conciliación obligatoria, que solo fue acatada por los dirigentes de ATE y que tiene fecha prevista para mañana miércoles.
A media mañana de ayer, algunos referentes gremiales manifestaron que continuarían con la medida de fuerza aunque sea declarada ilegal.
Los obreros están reclamando la provisión de ropa de trabajo y el pase a planta permanente de los que ya tienen la antigedad necesaria.
Mario Álvarez, secretario general del SOEM, argumentó que si el Ejecutivo no cumple con el acta acuerdo firmada en marzo, tampoco el sindicato hará caso a la conciliación obligatoria.
Angélica Zurita, de UPCN, acotó que esperan que el Ejecutivo los llame para iniciar un nuevo diálogo.
Por su parte, el Concejo Deliberante sesionó de manera extraordinaria ayer convocado por los ediles Rulber Carabajal, Lorena Taborga, Jaime Quispe y Eduardo Ruiz, teniendo como único tema a tratar el llamado a licitación para la compra de ropa de trabajo para los empleados municipales.
El concejal Ariel Pomares, ausente, manifestó no saber por qué tiene tanto apuro "ahora" el intendente, cuando el acta de compromiso por la compra de ropa la firmó en marzo y recién nos envió un llamado a licitación sin mayores datos el 26 de mayo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora