La actividad en la Municipalidad de Santa Victoria Este fue nula ayer y se perfila que la semana, con el asueto del 31 y el feriado del viernes por la festividad de Año Nuevo, terminará en un cese absoluto.
Es que los empleados decidieron no esperar más y hacer sentir sus reclamos por la difícil situación salarial y laboral por la que están pasando, mientras aseguran que todos son indiferentes a sus necesidades.
Osvaldo Gómez, delegado de ATE en la zona, explicó a El Tribuno que la medida de fuerza iniciada ayer, poco después de iniciarse la jornada laboral, fue adoptada para exigir que se abone el medio aguinaldo y la denominada regalía que cobra la administración pública entre noviembre y enero.
"Son 950 pesos que tenemos que percibir en 3 cuotas. Las dos primeras ya están vencidas y no vimos un centavo, situación que no ocurre en otros municipios. Se suma el atraso del sueldo anual complementario y la tardía fecha en la que nos pagan el sueldo, que siempre es después del 20 de cada mes", explicó.
El dirigente gremial dijo además que "cada vez que hay un reclamo, el intendente (Moisés) Balderrama desaparece. Fuimos recibidos por el secretario de Gobierno, Lalo Rivio Arroyo, quien repitió lo de siempre: que el Ejecutivo provincial no depositó los fondos para el municipio". "Queremos que se aclare la situación estos días, porque si no cobramos vamos a tomar la casa municipal", anticipó.
Son 87 los empleados entre planta permanente, contratados y 20 planilleros (cumplen tareas de limpieza), quienes según Gómez, cobran cada dos meses.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora