Los empleados municipales de la localidad anteña comenzaron el pasado lunes un paro por tiempo indeterminado por una serie de reclamos salariales.
Ayer la situación se agravó y no solamente permanecieron en las puertas del canchón municipal sino que sumaron una movilización por las calles del pueblo. Las oficinas municipales, en consecuencia, no brindan ningún tipo de atención y, lo que es más grave, no hay recolección de residuos.
Este municipio, que tiene al bioquímico Alberto Fermani como intendente hace 24 años, tiene 150 trabajadores y reclaman que el aumento comprometido del 25% no se cumple desde la liquidación de marzo pasado. La dirigencia de ATE, que nuclea a los empleados de esa comuna, explicaron que tampoco se abona insalubridad ni la asignación por hijo discapacitado.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia