Hoy se cumplen dos meses de la escandalosa entrega de los 833 lotes en la urbanización Parque La Vega, en el sur de la ciudad. El conflicto persiste porque todavía hay dos o tres familias ocupando un mismo terreno, disputándose cada una de ellas la propiedad del predio. Lo propio ocurre con un centenar de adjudicatarios que fueron conminados por la Justicia a abandonar los lotes al haberse determinado que fue­ron entregados de manera irre­gular por Tierra y Hábitat.
En medio de este confuso pa­norama, la gente sigue vivien­do en condiciones precarias ya que carece de los servicios ele­mentales, con el riesgo que im­plica, sobre todo para los me­nores de edad. La provisión de agua se realiza a cuentagotas, a razón de una hora por día, de 8 a 9 de la mañana. "Tengo que juntar el agua en un tacho, pero no es suficiente y con los tres chicos que tenemos no alcanza ni para bañarse", contó Nadia, quien armó su casa con chapas porque no cuenta con recursos para construir una vivienda de material. Según la mujer, la si­tuación es tan crítica que algu­nos vecinos compran el líquido elemento a una persona que se moviliza en una camioneta.
asentam.jpg
<div>Vecinos del loteo en Parque la Vega siguen esperando una respuesta. Pablo Yapura</div><div><br></div>
Vecinos del loteo en Parque la Vega siguen esperando una respuesta. Archivo Yapura
"Todas las noches mi marido carga los bidones en una carre­tilla para recoger el agua de un caño público en el barrio San Remo", relató Mabel, una veci­na de la manzana 23. La empresa "Ingeniero Daniel Madeo Construcciones" es la encargada de la instalación de los gabinetes de agua, pero la tarea se está realizando de ma­nera lenta porque muchas fa­milias no efectuaron los trámi­tes en Aguas de Salta. Para ello deben presentar la carpeta de adjudicación del terreno y el documento de identidad. "Lo que pasa es que en mu­chos lotes hay dos o tres fami­lias viviendo y como ninguna puede justificar su titularidad se ven impedidas de realizar los trámites", explicó un encar­gado de la constructora Madeo.
Una situación similar ocurre con los desalojos dispuestos por la Justicia en los terrenos que fueron vendidos o entrega­dos de manera irregular. "Mientras no se resuelva esta cuestión, en esos terrenos no podemos instalar los gabinetes y ese es principal problema que está dificultando la normal provisión de agua", expresó el vocero de Madeo Construccio­nes. Dijo que no se puede habi­litar más del tiempo previsto porque se corre el riesgo de re­ventar las cañerías, ya que el caudal de agua del pozo cons­truido en el predio de 16 hectá­reas desciende del tanque a 2.600 revoluciones. "Algo van a tener que hacer, porque en estas condiciones no podemos seguir viviendo", señaló Gloria, una vecina de la manzana 9. En tanto que Silvia, de la man­zana 8, graficó en estos térmi­nos la situación: "Con toda esta mugre nos vamos a enfermar todos".

Pozo ciego

Otro de los graves problemas en la urbanización es el de las cloacas que no pueden ser ha­bilitadas por falta de salida. "Las instalaciones están he­chas, pero para habilitarla hace falta una nueva colectora para engancharla con la que viene de Cerrillos", señaló el encarga­do de obras de Madeo Cons­trucciones. La empresa pidió a los vecinos que no utilicen la red de cloacas para evitar pro­blemas en el futuro. "La gente puede hacer las instalaciones a la red, pero hasta tanto se solu­cione este problema le hemos solicitado que hagan pozo cie­go", indicó. El operario estimó que la construcción de la nue­va colectora puede demorar un año o más.

"Ni muerta me van a sacar de aquí"

La entrega de un terreno a dos o tres familias es un situación que mantiene en vilo a sus ocupantes, lo que grafica las irregularidades cometidas por Tierra y Hábitat, ya sea por acomodo, amistad o venta de los terrenos que el Gobierno expropió para solucionar el problema habitacional de los pobres. En el lote 25 de la manzana 19, dos mujeres se disputan el terreno. "Dos días después de instalarme apareció una señora de nombre Cinthia Guanca con cinco patoteros que me agredieron para sacarme", contó Marcela. Dijo que "luego me enteré que esta persona le compró el terreno a la adjudicataria original que vive en Corrientes. Yo de aquí no me voy a mover porque tengo tres hijos y una nieta y no tengo dónde vivir". Una situación similar vive Andrea Figueroa en la manzana 26, lote 8. "A mi me adjudicaron el terreno en 2013 y resulta que ahora apareció una mujer con una resolución. Tengo cuatro hijos y ni muerta me van a sacar de aquí", sentenció. Graciela Poclava también mantiene una encarnizada disputa con una mujer en la manzana 18, lote 9. "Para intimidarme esta señora me agredió. Lo que supe es que al lote se lo adjudicaron a una mujer policía", aseguró.

Batalla judicial por las órdenes de desalojo

La mayoría de las personas que recibieron la citación de la Justicia para desalojar los terrenos por las irregularidades detectadas en la urbanización Parque La Vega están librando una batalla judicial para evitar que la medida se cumpla. En esta situación se encuentran más de cien adjudicatarios. Entre ellos se cuentan a personas que fueron beneficiados con lotes a pesar de ser propietarios de inmuebles, por amiguismo, acomodo o por ventas.
La mayoría realizó importantes inversiones y corren el riesgo de perderlo todo en caso de que la medida se concrete. "Los que estaban en la renga fueron los primeros en apurarse en construir para sentar posición", comentó una vecina de la manzana 20. Y agrego: "He visto a muchos preocupados cuando les llegó la orden de desalojo". Se sabe que de los que se encuentran en esta situación, alrededor de 57, decidieron entablar una batalla judicial. Se trata de personas que compraron terrenos a través de testaferros de Tierra y Hábitat, tal como lo confirmó a El Tribuno un hombre que recibió su lote en la manzana 20. Otro caso testigo fue denunciado por Andrea S. Figueroa, quien acusó al propietario de una remisera de haber sido beneficiado con la adjudicación de varios lotes en las manzanas 19, 34 y 28 de Parque La Vega y que le ofreció en venta uno de ellos.
obreros.jpg
<div>En Parque la Vega los adjudicatarios siguen construyendo.</div><div><br></div>
En Parque la Vega los adjudicatarios siguen construyendo. Archivo
Uno de los más preocupados por los desalojos es Adrián Milena, que recibió un lote en la manzana 23, donde realizó una inversión de más de 200 mil pesos en la construcción de su vivienda. "Conmigo se está cometiendo una verdadera injusticia. Me quieren desalojar con el argumento que recibí una vivienda en 2009", expresó. Dijo que "esto es imposible porque a los trámites para la adjudicación de un terreno lo iniciamos en 2012". Su esposa Florencia exhibió documentación que prueba los dichos de Milena.
Según el joven matrimonio, hasta el momento no hay ninguna prueba que demuestre que son propietarios o que hayan sido beneficiados con un terreno por parte del Estado. "Fuimos varias veces a Tierra y Hábitat y nos dicen que las pruebas que supuestamente nos comprometen se extraviaron", contó la pareja. "Lo que pudimos advertir es que hay un error administrativo y eso nos está causando un enorme perjuicio", concluyeron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora