La caída de un pedazo de revoque del techo del colegio religioso Santa Rosa de Viterbo generó alerta en un grupo de familias que se comunicaron con El Tribuno para informar la situación. Según estos padres, que prefirieron reservar su identidad por temor a represalias en contra de sus hijas, un pedazo de revoque se cayó sobre dos alumnas de ocho años de edad que cursan tercer grado. De acuerdo con lo que contaron, las niñas sufrieron heridas leves y no tuvieron que ser hospitalizadas.
El incidente ocurrió ayer a las 9.30 de la mañana, cuando las alumnas regresaban al aula después del recreo. El curso está ubicado al costado del patio central de la primaria del colegio.
"Después de que terminó el primer recreo las chicas estaban entrando al grado. Mientras se acomodaban en los bancos se cayó el revoque y golpeó a dos alumnas", agregó uno de los padres. Además sostuvo: "Parece que el golpe fue fuerte porque una de las pequeñas se quedó quieta y llorando. Unas salieron corriendo y otras se quedaron quietas en el aula. Lo que sí, se asustaron mucho".
Los padres comentaron que desde el colegio no llamaron al Samec. "Lo peor de todo es que tampoco se comunicaron con los padres para avisar, les dijeron recién a la salida", afirmaron. Algunos padres comentaron que esperaron a los directivos pero que ninguno apareció. "Por suerte fue solo un susto, pero nosotros queremos hablar con la Madre Superiora", sostuvieron .
La palabra de las autoridades
El Tribuno se acercó al colegio Santa Rosa para dialogar con autoridades para conocer su versión de lo ocurrido. La Madre Superiora, que está a cargo de la institución, reconoció que hubo un incidente, aunque lo minimizó. "Solo se cayeron 20 centímetros de revoque. No pasó nada más", dijo la religiosa.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 12 meses

Hasta las monjas,ladronas.Es un colegio muy bien pago,y ponen en riesgo a las alumnas?No tienen perdón de Dios,al que usan para esconder el lobo que llevan dentro.Está todo podrido.


Se está leyendo ahora