Patricia Rider es cosmetóloga y hace un poco más de un año trabaja en uno de los sectores más vulnerables de la ciudad de Orán, el asentamiento Néstor Juan Taranto.
Hace un año, funcionaba allí un pequeño merendero y este año dejó de funcionar, cosa que llamó la atención de Patricia. La repuesta de la encargada, Julia Gómez, caló hondo en el corazón de esta mujer solidaria. "Me dijo que no recibían ayuda de nadie y tuvo que cerrarlo por falta de recursos", contó la mujer a El Tribuno.
Así fue que empezó a pedir donaciones a amigos y conocidos, a través de las redes sociales y por whatsapp y la respuesta fue increíble.
A dos meses de la reinauguración, el merendero que bautizaron con el nombre de Divino Niño ya cuenta con más de 50 niños de 1 a 12 años que concurren diariamente a recibir una taza de té caliente.

Visibilizar las necesidades

"Hace un año que doy clases de cosmetología en el barrio y me conmovió la pobreza y la cantidad de niños con hambre en la zona", dijo Patricia.
"Mi objetivo es servirle algo caliente a los chicos, que en muchos casos es lo único que comen durante todo el día".
Por ahora el merendero se sustenta gracias a la generosidad de amigos y conocidos de Patricia y el aporte del Ingenio El Tabacal, que colabora con el azúcar.

Dónde funciona

El merendero Divino Niño funciona en el humilde centro vecinal del asentamiento Taranto, entre las calles Belisario Roldán y Perito Moreno.
Solo cuenta con unos tablones y bancas y cocinan a leña.
Esa leña, algunas veces se la acercan los vecinos hasta un tinglado que no está del todo cubierto.
niños comedor oran.jpg
Si bien reconoce que aún le faltan muchas cosas, como ollas, tasas, cucharas, cucharones, afirma que "Dios siempre provee. Traigo de mi casa, me prestan mis amigos y así pasamos los días", define.
Los niños asisten de lunes a viernes de 15 a 19 y cuentan con la colaboración de Yesica Mariela y Lorena, vecinas del barrio que les cocinan anchi, mate cocido o unas jugosas mazamorras.

Dónde llamar para colaborar

Aquellas personas que deseen colaborar deben comunicarse con el 03878-153-68454.
Hacen falta tazas, cucharas, cucharones, azúcar, yerba, maíz pelado, sémola, leche, arroz, picadillo, mermelada y harina.
“Los chicos no solo reciben su merienda sino que también les enseño buenos modales y a rezar para agradecer a Dios por el té de cada día”, remarcó Patricia.
“La sensación es plena cuando me voy a mi casa y duermo tranquila, sabiendo que pude hacer algo por ellos, soy realmente feliz”, dijo la mujer.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


CARLOS ENRIQUEZ
CARLOS ENRIQUEZ · Hace 2 meses

linda de cuerpo y alma Patricia

Andrea Ivanna  Núñez
Andrea Ivanna Núñez · Hace 2 meses

Estas noticias deberían estar en primera plana . Patricia, un ejemplo de ser humano.


Se está leyendo ahora