El fin de año es una buena oportunidad para hacer un balance. Muchos pueden además celebrar con familia y amigos la despedida del año y la fiesta de Navidad. Pero muchos salteños no podrán celebrar como les gustaría. Por eso, en Orán ya están trabajando para aprovechar el espíritu navideño y ayudar a chicos con necesida des.
Bajo el nombre Patrulla Solidaria Dejando Huellas, un grupo de jóvenes ha iniciado una acción voluntaria, con la intención de compartir una jornada con los que menos tienen.
Este proyecto de solidaridad nació porque entienden que es "la ruta a seguir en medio de un mundo dividido, violento, hostil y muchas veces injusto". Ellos quieren colaborar y "conseguir la paz durante estas fiestas". Dejando Huellas, es un proyecto que se inició en octubre con el objetivo de realizar una acción voluntaria para compartir una jornada con los niños que menos tienen de un barrio carenciado.
La iniciativa surgió de la profesora de Educación Física, Silvia Paco, quien pensó que a través de este proyecto les daría la posibilidad a los alumnos del Colegio de Comercio 5.023 de hacer algo constructivo en favor de sus semejantes.
Los jóvenes comprometidos en este tipo de actividades, nuevamente fueron protagonistas. Gracias a la comunidad, que colaboró con gaseosas, facturas, bizcochos, juguetes, golosinas, pan de navidad pudieron compartir el desayuno, el almuerzo y una jornada recreativa con 50 niños de entre 6 y 14 años. Se trata de chicos de diferentes barrios y asentamientos, que concurren al centro de apoyo escolar de la Divina Providencia.
“Los vecinos que colaboraron nos dieron la oportunidad de hacer felices a muchos niños”. Pablo Paz, alumno solidario
"Ellos tienen mucho para ofrecer como lo demostraron cuando concretaron la primera acción. Fue una hermosa experiencia llena de alegría, sorpresas y sobre todo de mucho amor", expreso orgullosa la docente organizadora.
"Son adolescentes. Pero tienen vocación de servicio y encontraron alguien que los conduzca, motive y encauce sus bríos", remarcó.
Por su parte, los alumnos agradecieron a la comunidad que colaboró con generoso espíritu navideño.
"Los vecinos que colaboraron nos dieron la oportunidad de a hacer felices a muchos niños. A nosotros nos dieron la posibilidad, una vez más, de seguir haciendo lo que nos gusta, que es poder ayudar en el lugar en donde vivimos. Nos sentimos respaldados y acompañados por todos y eso nos anima a redoblar esfuerzos y compromisos", manifestó emocionado el alumno Pablo Paz, consultado por este medio.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora