*

Pedro Rioja: "Todo esto se lo merecían los muchachos"
Fue pura emoción. Todo el vestuario deCentral Nortese fundió en un abrazo por la clasificación que consiguió el equipo para definir uno de los ascensos de categoría. Fue un momento indescriptible, tanto en la figura del DT Pedro Rioja, junto a sus jugadores, por el paso que dieron y que se venía negando en los últimos tiempos.
En ese instante. Justo cuando el árbitro Rodrigo Rivero dio el pitazo de la finalización del partido con los tucumanos, cuerpo técnico y jugadores del plantel azabache se congregaron en el centro del campo de juego para celebrar el triunfo frente a Brown de Lules, por 2 a 0, sin dejar duda alguna y de forma justiciera.
En los primeros minutos el conjunto azabache, por lo que presentó el trámite del partido, recibió una fuerte reprimenda de parte de los hinchas que se dieron cita en el estadio Padre Martearena. En ese lapso la producción tanto individual como colectiva generó un clima de mucho nervios y de diferentes sectores bajaba el descontento con insultos a los jugadores.
Central Norte jugará la final ...

La impaciencia provocó una incertidumbre en el entretiempo que se trasladó hasta los rostros de los dirigentes, quienes no pudieron disimular el fastidio.
Claro que ese estado de ánimo comenzó a cambiar cuando el Willy Puntano convirtió el primer gol, el cual empezó a abrir el camino para lograr un resultado acorde para avanzar a la final.
Eso sí, la intranquilidad se transformó en algarabía, en el instante en que Patricio Krupoviesa marcó el segundo tanto, al aprovechar un grosero error del arquero Gabriel Silva, que suplantó a José Fernández quien se encontraba realizando un gran faena en el arco del elenco visitante. El Pato Krupoviesa no perdonó ante el rebote que dio Silva, a quien se le escapó la pelota de entre las manos en la línea de gol, tras un centro.
Desde allí hasta el final se apostó a la firme esperanza de asegurar el pasaje a la final. Ni los siete minutos de descuento que señaló el árbitro Rodrigo Rivero pudieron calmar todo el jolgorio que se venía. Y ante la consagración de avanzar a la final se desató el delirio azabache.
A Pedro Rioja, con lágrimas en los ojos, le costó enhebrar respuesta por el acoso periodístico. Y el DT solo atinó a pronunciar: "La verdad que esperaba mucho llegar a esta final. En realidad se sufre y lo logramos con mucho esfuerzo". Ahí nomás se acercó un allegado y alentó: "Vamos Pedrito". Pero este matutino no se quedó con las primeras palabras que esbozó Rioja en la cancha e insistió trayecto al vestuario, por lo que el técnico agregó en forma breve: "Siento muchísima emoción. Todo esto se lo merecían los muchachos y realmente costó" . Ya en los camarines, Emanuel Cáceres, expulsado por una fuerte infracción a un rival, caminaba de un lado a otro como buscando alguna respuesta por esa falta y que se lo castigará para jugar la final.
Para que Cáceres pase a formar parte de las celebraciones recibió una fuerte arenga de un allegado, especialmente para darle fortaleza al jugador y que se sume a ese clima festivo.
Ya en los camarines, la dirigencia también se sumó a los cánticos del plantel porque todos juntos llegaron a la final y dedujeron que solo queda un paso más para consolidar el objetivo y que todo el pueblo azabache anhela: el ascenso.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...