El próximo 15 de octubre tendría que comenzar la cosecha de damascos en una finca emblemática en cuanto a cultivos de frutales de primicia para consumo interno de Salta, ubicada en Coronel Moldes, pero sin riego se verá frustrada.
Lo dijo el dueño de esta finca, ingeniero José Cabada Romero, al denunciar que "hace tres años hice un pozo con electrobomba en la finca que está a un kilómetros de la ruta con medidor de Edesa, pero ahora me sacaron el medidor de electricidad argumentando que tiene que estar sobre la ruta y que ellos no pueden entrar un kilómetro hasta la finca para revisar el consumo todos los meses". Agregó: "teníamos que cosechar 30 hectáreas de damascos y no será posible porque no estamos regando. Si no puedo hacer andar la electrobomba se van a arruinar muchos cultivos de uvas, duraznos, ciruelas, pelones, higos, granadas. En esta finca, durante 30 años se probaron decenas de variedades de frutales".
Cabada Romero agregó: "me solicitan que ponga el medidor a un kilómetro y medio de donde está el pozo con la bomba y los gastos que esa obra demandaría son enormes. En caso contrario, para restuir el medidor me exigen que saque la tranquera de la finca, cosa que también es imposible por los riesgos de delitos".
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia