Una vuelta por el centro con los papás puede terminar en la plaza 9 de Julio o tal vez en la Catedral Basílica, pero cuando se sale con los amigos las experiencias son mucho más excitantes. Desde abril, grupos de 30 niños de entre 9 y 10 años, de escuelas toda la ciudad, participan del programa Pequeños anfitriones. El proyecto busca que los pequeños conozcan edificios y lugares representativos de la cultura y la historia de Salta, para luego no solo transmitir sus conocimientos a los turistas, sino también realizar tareas en la escuela. En resumen una herramienta para hacer crecer los conocimientos sobre la que es su ciudad.
El circuito que recorren los pequeños comprende la Casa de Moldes, donde se les brinda la copa de leche; se continúa por la plaza 9 de Julio, la Catedral Basílica, el Cabildo, la Iglesia San Francisco, el Convento San Bernardo, el cerro San Bernardo, el monumento a Güemes, el monumento 20 de Febrero, la Casona de Castañares y el Mercado Artesanal.
En diálogo con El Tribuno, Sergio Oliver Calvet destacó que la experiencia de los pequeños es realmente rica. "Durante el recorrido, los chicos durante el recorrido escuchan atentamente al guía y consultan todo", contó el director general de Turismo Social.
Al termino del recorrido y gracias a la donación de empresas locales, los pequeños disfrutan de un lunch.
Desde la Dirección de Turismo de la Municipalidad destacaron que el programa se llevara adelante durante todo el año. Los interesados en sumarse a la experiencia se pueden dirigir al Balcarce 83, 2º piso de 9 a 13.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora