Las cañerías de agua rotas en la ciudad son una constante que generan malestar entre los vecinos. En la calle Tomás de Iriarte en barrio Las Leñas II, en la zona oeste de la ciudad, el agua emana sin parar de día y de noche desde hace por lo menos dos semanas. La pérdida está exactamente entre las calles 2 y 3.
Juan Carlos Messina, uno de los vecinos, se encontró con el caño de agua potable roto cuando regresó de viaje el 7 de enero pasado y hasta ahora sigue sin arreglarse. Esta situación despertó mucho enojo por parte del vecino. "Llamé tres veces y mi mujer otras tres y lo único que hizo Aguas del Norte es colocar una cinta de peligro alrededor el caño pinchado. Han corrido miles de litros de agua potable desde entonces. Esto es un crimen", se quejó indignado.
Para Messina, la empresa se contradice debido a que por una parte publicita el cuidado del líquido vital para la población y, por la otra, pone multas a los vecinos cuando detecta usos indebidos. "Esto es una burla porque a ellos nadie les pone multa", sentenció.
En la última semana se dieron muchos reclamos de vecinos por problemas con cloacas que rebalsaron en distintos puntos de la ciudad. Muchos de los vecinos adjudicaron el problema a una falta de inversiones en obras.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora