"La infidelidad en las relaciones de pareja tiene consecuencias devastadoras. Es la primera causa de divorcio no solamente en occidente sino en otras muchas culturas estudiadas. Puede causar al traicionado angustia y le puede desencadenar ataques de furia y sentimientos de humillación. También está asociada a la depresión mayor y a la ansiedad", sostiene en un artículo José Antonio García Higuera, psicólogo conductivo conductual, com más de 30 años de experiencia clínica.
En esta publicación, en el sitio www.psicoterapeutas.com, el autor resume un tratamiento terapéutico que ayuda a la recuperación psicológica del traicionado. "Es preciso que esta persona haga un proceso de perdón -se desee o no la reconciliación-, porque una cosa es perdonar y otra diferente reconciliarse, sostiene.
"No todas las parejas en las que se da la infidelidad se separan; algunas se reconcilian y continúan su relación superando el problema", explica el especialista. "El proceso de reconciliación es difícil y muchas veces es necesaria la intervención terapéutica para llevarlo a cabo. La infidelidad se considera, además, uno de los más difíciles asuntos a tratar en la terapia de pareja", comenta.
En el artículo se discute en profundidad qué se considera y qué no se considera infidelidad y se recomienda el estudio particular en cada pareja, teniendo en cuenta los criterios de los integrantes.

Superar la infidelidad

Los procesos que propone el autor que llevarán a la reconstrucción de la pareja son:
1. Evaluación de la pareja y de la infidelidad
2. Desactivación de las reacciones emocionales iniciales.
3. Proceso de perdón, que puede ser unilateral o bilateral. Se toma la decisión de separarse o de luchar por la pareja y reconstruirla. En este último caso, se pasa a la fase siguiente.
4. La reconciliación y reconstrucción de la pareja.
5. Evaluación de la infidelidad. Algunos autores proponen en esta etapa considerar una serie de elementos que han podido influir en la aparición del affaire:
- Aspectos de la propia relación, como alto grado de conflicto o falta de calidez emocional.
- Factores externos a la relación como exceso de trabajo o persecución de alguien externo a la relación.
- Características del que ha sido infiel, por ejemplo, no estar a gusto con las relaciones sexuales, ira y castigo al traicionado, inseguridades hacia el mismo o trastornos de personalidad.
- Características del traicionado, por ejemplo, malestar en la proximidad emocional, en las relaciones íntimas, historia de su desarrollo, dificultades emocionales o conductuales a largo plazo.

Proceso hacia la reconciliación

En el artículo se detallan los siguientes pasos hacia la reconciliación:
1. E1 conocimiento y/o análisis de lo que ha ocurrido
2. El proceso de pedir perdón
- Reconocer que lo que hizo causó daño u ofendió al otro.
- Sentir de verdad el dolor del otro.
- Analizar su propia conducta.
- Definir un plan de acción para que no vuelva a ocurrir.
- Comprometerse con reconstruir la pareja.
- Pedir perdón explícitamente al otro.
- Restituir el daño causado.
3. El proceso de perdonar
- Análisis y reconocimiento del daño sufrido.
Elegir la opción de perdonar.
- Aceptación del sufrimiento y de la rabia.
- Establecer estrategias para autoprotegerse.
- Una expresión explícita de perdón.
4. La reconciliación y la reconstrucción del amor

Claves para mantener el deseo con tu pareja

“Más allá de las numerosas causas médicas y psicológicas de la pérdida del deseo sexual, hay situaciones de pareja que lo afectan inevitablemente: las emociones negativas (como culpa, angustia, enojo, resentimiento), los conflictos, las peleas, el enfocarse en el rol de padre y madre olvidando que ante todo son una pareja, las dificultades económicas y las infidelidades”. Ezequiel López Peralta, autor del libro “El placer de seducir”, propone algunas lecciones prácticas.
Primero tu imagen
Cuidá la estética, primero para sentirte bien al mirarte al espejo, pero también pensando en lo que le gusta a tu pareja. Usá la ropa que destaque las partes que consideres más atractivas de tu cuerpo; aprovechá las variantes que te permiten los peinados, el maquillaje y los accesorios; cambiá tu “look” de vez en cuando y sorprendé con un estilo diferente.
Recuperá los detalles
El romanticismo nunca pasa de moda. Abrir la puerta, servir la bebida, dar el paso, regalar algo que sabés que tu pareja desea -por más pequeño que sea-, besar su mano. No creas que solo son acciones que hace un hombre. El hecho de que una mujer regale una flor o se arrodille simbólicamente para besar la mano de su pareja será un detalle bonito y que va a movilizar emocional y eróticamente.
Volvé a la sensación de una “primera cita”
¿Por qué no encontrarse en un sitio, como si fueran dos desconocidos? Puede ser el lugar en donde se vieron por primera vez. Ya juntos, en ese momento especial, jueguen a mirarse, a coquetearse, a hacerse preguntas con el fin de saber más. Posterguen el momento del beso y dejen el final abierto a la imaginación.
Mente creativa
El misionero es excitante, hasta que se torna en rutina. Y no digo que ensayes ‘e helicóptero’ o ‘el salto del tigre’, pues no todos los cuerpos son tan acrobáticos, pero al menos explotá tu imaginación, incluso usando ayudas como una silla, la mesa de la cocina o incluso el lavarropas. Cambiá de sitio. Explorá el cuerpo de tu pareja, jugá con todos los sentidos, en especial los más olvidados, como el olfato y el oído, esenciales para el goce de las mujeres. No les tengas miedo a los juguetes y juegos, tan comunes hoy.
A propósito del beso
Al decir ‘beso’, me viene una sensación mágica a la mente. Porque los besos, que están en vía de extinción, son la principal herramienta para revivir la pasión. Dedicá un tiempo extenso, no menos de una hora, solo a besarte con su pareja. Primero uno de los dos elige cómo le gusta besar y ser besado, mientras que del otro lado el “trabajo” será leer las intenciones y seguirlas.
El poder de las fantasías
Dediquen diez minutos al día a imaginar ideas excitantes. Luego, elegí junto a tu pareja cuáles llevar a la práctica.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Luciana Torres
Luciana Torres · Hace 5 meses

Yo creo que siempre un hombre o una mujer será infiel una y otra vez si es que perdonamos sus errores siempre, existe la delgada linea entre estar con alguien por amor o por necesidad... ambas implican el respeto mutuo, espero que esto cambie y podamos descubrir una infidelidad mejor http://espiarcelular.net/

Luciana Torres

Se está leyendo ahora