Los créditos hipotecarios están entre los principales factores que mantienen activo el mercado inmobiliario. En Salta en particular, por tratarse de una plaza polarizada -complementa operaciones grandes e intercambios mínimos-, esa fuente de movimiento es elemental para las transacciones más bajas, que van desde los 200 o 250 mil pesos.
La línea de Procrear tuvo una importante retracción tras el recambio de gobierno, por lo que actualmente solo pervive en un loteo, el Pereyra Rozas, que sin embargo tiene diversos conflictos entre el banco, los beneficiarios y el Gobierno provincial, responsable de la urbanización -infraestructura básica- de aquellos terrenos.
Una de las voceras de los potenciales vecinos de Pereyra Rozas, Celeste Bovari, comentó que por estos días "se están aprobando carpetas en el banco". Es decir, está avanzando la concreción de las cuotas del crédito. Según sus estimaciones, aproximadamente 75 de más, de 500 vecinos, ya recibieron parte de sus créditos.
"Aún falta mucho para que terminen las obras de urbanización y el predio no está en condiciones óptimas para empezar a construir", disparó Bovari, quien insistió en la "desidia" del Gobierno de la Provincia, que en marzo debía concluir la instalación de infraestructura para la provisión de servicios básicos. Ese retraso demoró la salida de los créditos hipotecarios.
A propósito de eso, Bovari repitió el reclamo de los beneficiarios de Procrear del loteo Pereyra Rozas en cuanto a la desvalorización de sus créditos. La dilación en la salida de los pagos a causa del retardo para hacer factible de edificación en los terrenos debe ser resarcida, según entienden los vecinos.
"Con lo que nos van a dar nos alcanza para la mitad de lo que teníamos proyectado hacer en los planos que presentamos para acceder al crédito", lamentó.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora