La fuga de los tres condenados por el triple crimen de General Rodríguez parece haber reactivado la causa conocida como "la mafia de los medicamentos" por la que los tres exprófugos estaban cumpliendo condenas.
El abogado Carlos Broitman, que patrocina al prófugo Ibar Pérez Corradi, sospechoso de haber instigado el asesinato de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina, se reunió ayer con el juez federal Norberto Oyarbide y le manifestó que su defendido "se va a entregar". Sin embargo, Oyarbide ya no tiene la causa en su poder, que está en manos del juez Sebastián Casanello. La defensa del prófugo también se reunió con funcionarios del Ministerio de Seguridad de la Nación para pedir "las garantías necesarias" para que su cliente se entregue en el marco de la causa por el triple crimen.
El mencionado Broitman y Juan José Ribelli, defensores de Pérez Corradi, afirmaron que pidieron esas garantías en una reunión con el jefe de Gabinete de la cartera, Pablo Nocetti. Según los abogados, el funcionario les aclaró que el Gobierno "está haciendo todo lo necesario para detenerlo". La aseveración se refuerza con la actualización de la recompensa ofrecida por parte del Gobierno, que pasó de 100.000 a 2 millones de pesos.
Los abogados afirmaron que su defendido decidió fugarse al entender que no estaban dadas las condiciones para tener un "juicio justo", algo que -a su entender- cambió a partir de la asunción de las nuevas autoridades nacionales y provinciales. Asimismo, los letrados señalaron que su cliente quiere enfrentar a la Justicia y demostrar "su inocencia".
Pérez Corradi desapareció en 2012, luego de que la Cámara Federal le quitara la prisión preventiva en diciembre de 2011, y desde ese momento se desconoce su paradero, aunque sus representantes presumen que estaría en el país.
La historia
Según los testimonios recogidos durante el juicio en el que fueron condenados los Lanatta y Schillaci, el prófugo habría ordenado los asesinatos de Forza, Ferrón y Bina por durísimas rencillas y deudas vinculadas con el negocio de la efedrina, del que Pérez Corradi era un actor clave en nuestro país y en el que los jóvenes emprendedores, en especial Forza, habían empezado a pisar con firmeza.
"Forza y su exsocio Pérez Corradi proveían efedrina a carteles mexicanos que operaban en el área de Buenos Aires. El 26 de octubre del 2007 información de inteligencia indica que Argentina importó 8.000 kilos de efedrina y que una gran porción de esa sustancia era desviada por la organización de Pérez Corradi para ser exportada a México y los Estados Unidos. El 18 de febrero de 2008 información de la DEA implica a Pérez Corradi en el tráfico ilegal de efedrina, heroína y en el manejo de un laboratorio clandestino de drogas en la provincia de Santa Fe. Tenía capacidad operativa para enviar 1.000 kilos de efedrina por mes en contenedores desde el puerto de Buenos Aires. La relación de Pérez Corradi y Forza se inició en octubre de 2006, retomándose luego en octubre y noviembre de 2007. Trabajan juntos en la compra de efedrina para enviarla a México, con destino a varios carteles", se subraya en la sentencia del triple crimen. Y continúa: "Pérez Corradi se vio tan perturbado porque le estaban quitando el negocio - continúa la sentencia - que anunció a los cuatro vientos que mandaría a matar a Forza porque se quería quedar con su negocio, con quien además estaba enemistado porque éste no le había pagado lo que le debía, como consecuencia de la financiación que le hizo a su droguería. Mandó a matar a los tres damnificados, los tres se vinculan claramente con el móvil y para no ser relacionado se fue a México, pero no se despreocupó del tema y por eso se mantuvo en comunicación por las radios de Elvesta con Martín Lanatta y con Víctor Schillaci".
En tanto que, en el marco de la causa por la fuga y por el ataque los policías en Ranchos. los recapturados Lanatta y Schillaci se negaron a declarar.
"Nosotros vamos a esperar que el juez federal (Sergio) Torres resuelva la indagatoria. Les aconsejamos a ellos que no declaren", aseguró la abogada defensora Elizabeth Gasaro.
.
.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora