El designado ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, con orígenes en la banca privada y al frente del BCRA en el gobierno de Eduardo Duhalde y los primeros meses del gobierno de Néstor Kirchner, manejará las cuestiones económicas clave con el fin de incentivar inversiones extranjeras y promover el regreso al mercado de capitales.
De cuño liberal, el diputado de la Coalición Cívica, de 50 años, considera que el cepo cambiario limita la producción, y que su supresión generará señales para que el mercado vuelva a posar los ojos sobre la Argentina.
Su prioridad será revitalizar las economías regionales vía eliminación de retenciones y tipo de cambio competitivo, y la recuperación de la confianza para estimular un clima de negocios, en pos de incrementar la oferta.
Con estudios secundarios en el colegio Cardenal Newman y graduado en Economía en la Universidad Católica Argentina (con estudios de posgrado en Estados Unidos), Prat Gay se vinculó muy tempranamente al trabajo en el sector financiero privado.
Se desempeñó como directivo de la banca JP Morgan en las oficinas de Londres, Nueva York y Buenos Aires, y a los 33 años llegó a dirigir la estrategia de tipo de cambio de la filial Londres de esa entidad.
Ese banco lideró el megacanje en el 2000 y fue duramente criticado por haber facilitado operaciones millonarias de evasión impositiva y fuga de capitales.
Prat Gay también se desempeñó en la cementera Loma Negra y fue administrador de la herencia de la fallecida "dama del cemento" Amalia de Fortabat.
Su momento de mayor exposición llegó en diciembre del 2002, cuando a instancias del entonces presidente Eduardo Duhalde asumió como presidente del BCRA, cargo que ejerció hasta septiembre del 2004, durante la presidencia de Néstor Kirchner.
Renunció a esa tarea por diferencias, entre otras cuestiones, por el manejo de la reestructuración de la deuda, pese a que Kirchner le ofreció un nuevo mandato por seis más.
Tras su alejamiento del oficialismo, Prat Gay se vinculó con los equipos técnicos de la Coalición Cívica-ARI, y en 2009 logró asumir una banca en Diputados por este espacio, que revalidó en 2013 como partícipe de la frustrada experiencia del extinto UNEN.
En la Cámara baja, tuvo un rol preponderante no solamente como jefe del bloque de la Colación Cívica entre 2012 y 2013, sino además al frente de la Comisión de Finanzas.
En 2012 fue uno de los referentes económicos de la oposición que más se opuso a la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central que impulsó el kirchnerismo, al sostener que el objetivo de la entonces jefe del Banco Cental, Mercedes Marcó del Pont, era "cubrir déficit con emisión", lo cual a su juicio significaba "financiarse con inflación".
Sobre el frente que la Argentina mantiene abierto con los fondos buitre, Prat Gay consideró que la Argentina "tiene que pagar lo que debe", aunque aclaró que "el fallo de (el juez Thomas) Griesa está totalmente sobredimensionado, porque hay intereses punitorios que no responden a un criterio de justicia".
En plena campaña del frente Cambiemos, se filtró en los medios un video que provocó gran revuelo en el ambiente político, en el cual el futuro ministro de Hacienda advertía sobre los riesgos de que cada diez años los argentinos se dejaran "cooptar" por un "caudillo del norte o del sur".
Por esas declaraciones, Prat Gay fue acusado de restaurar una lógica unitaria contraria al federalismo, versión que fue desmentida por el propio economista y por referentes de Cambiemos.
Entre los colaboradores que lo van a acompañar en su futura gestión se menciona al expresidente del Deutsche Bank, Luis Caputo, quien iría a la Secretaría de Finanzas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...