Una joven de 22 años fue condenada a cadena perpetua al ser hallada culpable del delito de homicidio calificado por el vínculo.
La jueza Norma Beatriz Vera, vocal de la Sala IV del Tribunal de Juicio, condenó en proceso unipersonal a Yamila Luján Gómez (22) a la pena de prisión perpetua. La filicida, quien estuvo prófuga por casi dos años en un domicilio de Río Gallegos, continuará alojada en la cárcel penitenciaria local.
Luján Gómez asesinó a golpes a su hijo Alan Ezequiel Gómez, de 4 meses de edad, el 21 de agosto de 2013, en barrio Solidaridad. La mujer aplicó reiterados golpes en la cabeza del bebé, provocando su deceso por paro cardiorrespiratorio y por traumatismo encéfalo craneano grave, y culpó inmediatamente a una media docena de perros que convivían en su domicilio.
Por esta razón todos los canes fueron capturados y conducidos hacia la sede de la División Canes de la Policía, hasta que se pudo comprobar que fueron ajenos al hecho que su propia dueña les imputara.
Ese tiempo fue aprovechado por la desaprensiva madre y sus familiares para huir hacia el sur del país, donde formó una nueva familia con un joven de esas latitudes y con quien tuvo dos nuevos hijos.
Hace pocos meses la mujer que se hallaba prófuga fue localizada y el juez de la causa solicitó su extradición.
El caso fue elevado a juicio por el fiscal penal Pablo Paz, de una Unidad de Graves Atentados contra las personas.
Coartada y fuga
Una vez cometido el filicidio la mujer llamó a la policía.
Cuando la fuerza llegó al lugar, ella culpó a la media docena de perros que tenía en su humilde casa. Sin embargo, tras la asistencia del Samec, que confirmó la muerte del pequeño, la Fiscalía dispuso distintas diligencias y testimonios. La joven fue encontrada el 15 de abril pasado junto a dos hijos en Río Gallegos, capital de Santa Cruz.
El informe de Medicina Legal dio cuenta que la muerte del bebé se debió a un traumatismo encéfalo craneano grave, producido por golpes con o contra elementos contundentes, prueba de la acción de la condenada madre.
Para la policía era un crimen
En la tarde del 21 de agosto del 2013 la jefa de la Brigada de Investigaciones no tenía dudas y dijo entonces que las contradicciones y las muestras recogidas hacían pensar en más de una hipótesis. "Podría ser realmente espantoso, quisiéramos creer que no es así", dijo.
Los estudios posteriores pedidos por la Justicia fueron determinantes, pero la mujer, entonces, ya había huido.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...