Coronel Moldes es sede de la VII Fiesta Nacional del Perro Pila. Las actividades se desarrollarán hoy a partir de las 10, en el salón de usos múltiples de la escuela José de Moldes, ubicada en Sarmiento 46 de la localidad, con entrada gratuita y con el veterinario Jorge Sanoiani como juez del certamen.
El evento es impulsado por el Ministerio de Cultura y Turismo provincial, la Cámara de Turismo y la Municipalidad de Coronel Moldes.
La criadora e investigadora de la raza, Mónica Cassel, fue contundente durante un encuentro de especialistas que se hizo el año pasado en Salta: "Es muy interesante porque, en realidad, no se sabe el origen de la raza. Yo adhiero a la teoría de que el pila proviene de África, y que llegó a nuestro continente a través del Pacífico. Perros calvos hubo desde África oriental hasta el sudeste asiático y todos son muy parecidos a los nuestros".
En la provincia se reconocen dos tipos bien definidos de perros pelados: el pila chaqueño, similar a los ejemplares mexicanos y peruanos, y el pila andino, que suele ser más puro porque, por la zona, estuvo más protegido del mestizaje.
"Nuestro chaqueño es el perro de extremidades largas y forma de corzuelita, en tanto que el andino es el que tiene las patas cortas y el cuerpo largo, en aparente adaptación a la vida en las grandes alturas. Este segundo tipo de pila existe también en las regiones occidentales, desde México a Perú, y de hecho es el más representado en las cerámicas precolombinas", detalló Cassels en dicha oportunidad.
Los expertos señalan que los chaqueños son los que más abundan en Salta, aunque en zonas altas como la Puna e incluso en los Valles Calchaquíes, hasta hace pocos años se veían numerosos pilas andinos. El mestizaje fuerte comenzó en los años 70 del siglo pasado. Con el objetivo de proteger a esta raza tan particular, criadores salteños crearon un sitio en Facebook llamado Proyecto Perro Pila Argentino. Allí interactúan con la finalidad de informar a la gente que tiene estos perros que, por lo general ya están muy mestizados, acerca de los pasos que pueden seguir para rescatar y recuperar la raza, que ya está en vías de desaparición.
El objetivo es, además, obtener un registro inicial en el Kennel Club de los Estados Unidos para persuadir a la Federación Cinológica Argentina a que reconozca la raza, destacan los criadores.
El pila es, de todas las razas caninas, la más dependiente del ser humano. En parte por su piel delicada y mala dentición y en parte porque necesita abrigo. No es una raza que pueda sobrevivir independientemente del hombre, es una excelente compañía y es un ícono de nuestra región.
Esos tres factores deberían ser suficientes para salvarlos de la extinción.



¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora