Vecinos del barrio Marco Avellaneda, ubicado en la zona este de San José de Metán, expresaron su preocupación por un grupo de perros peligrosos que vive en un espacio público y ataca a vecinos y ocasionales transeúntes, dicen que en forma permanente.
"El domingo iba en la moto con mi marido cuando los perros nos atacaron. Uno me mordió en la pierna izquierda, me provocó una herida y tuve que ir al hospital para que me hagan curaciones", dijo Laura Farías, una vecina.
La mujer comentó que los perros peligrosos viven en la plazoleta Sagrada Familia de ese barrio. "Ya no podemos vivir así, estos animales son un peligro. Ya mordieron a dos familiares míos", sostuvo.
Son más de seis los perros que integran la jauría callejera en el barrio Marco Avellaneda. "Nadie se hace cargo de esos animales que son una preocupación porque no tienen vacunas antirrábicas y están atacando a los vecinos", agregó la mujer.
Un viejo problema
Una de los problema que tiene a los vecinos de San José de Metán a maltraer son los perros sueltos. Es justo reconocer que la Municipalidad y las sociedades protectoras de animales vienen haciendo esfuerzos y campañas de castración para tratar de controlar a la población canina.
Pero mientras tanto, muchos vecinos sufren a diario las consecuencias de la presencia de animales peligrosos en la vía pública.
"Hay un perro que se encuentra suelto en la calle Córdoba antes de llegar a la Lavalle y es muy malo y peligroso. Cuando iba con mi hija a la escuela nos atacó y cuando volvía se le fue encima a otra señora que llevaba a un bebé en brazos. Es realmente un peligro este perro suelto", dijo otra vecina muy preocupada.
La mujer dijo que tiene dificultades para caminar y que se le dificulta tratar de eludir al perro, que ataca sin motivos a los vecinos que cruzan por el sector mencionado.
A tal punto llegó la indignación de la mujer que publicó fotos del animal en las redes sociales y solicitó a las autoridades una solución inmediata.
Campañas de vacunación
En San José de Metán todos los años se realizan intensas campañas de vacunación antirrábica, casa por casa.
Las asociaciones protectoras de animales, por su parte, impulsan campañas de castración y de control de la sarna. Además hay un refugio para perros. Pero ninguna de las medidas ni campañas dan abasto en la ciudad. Hay barrios como el Lugano, ubicado en la zona sur de San José de Metán, que tienen una superpoblación de perros, porque hay más animales que casas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora