Los taxis de Orán no pueden levantar pasajeros en Pichanal y, a la vez, los de esta localidad no pueden hacerlo en la primera. Esto rige desde mayo pasado por lo que, en definitiva, los vecinos son los que sufren las consecuencias.
En los últimos días aumentaron las quejas porque los usuarios plantean que se ven perjudicados como consecuencia de las peleas entre los trabajadores del volante de una y otra jurisdicción.
La mayoría de las personas se moviliza por cuestiones laborales, otros vienen a realizar consultas médicas, trámites bancarios o en instituciones como la Anses y el PAMI.
Cientos de vecinos de Pichanal plantean a diario los inconvenientes que sufren por las discusiones entre los taxistas, lo que representa un problema para ambas ciudades y dificulta poder acceder a un auto para viajar de un lugar a otro.
En Pichanal los taxistas locales no permiten a los choferes que llegan de otra localidad cargar nuevamente pasajeros para salir y en Orán impiden, en las paradas más usadas, levantar pasajeros a taxistas del otro pueblo.

Deben regresar vacíos

La pelea por los pasajeros tuvo un atisbo de solución la semana pasada cuando se reunieron funcionarios de los ejecutivos de Orán y Pichanal, pero la esperanza se desvaneció cuando volvieron a acordar que los taxistas que lleguen al otro pueblo deben hacer descender a los pasajeros y regresar vacíos a su localidad de origen.
Javier Tártalo, secretario de Gobierno de Orán, ratificó que se debe respetar lo firmado, quedando "lamentablemente en el medio los usuarios que deambulan por las calles en busca de un transporte".
Tártalo reconoció que el sistema representa un perjuicio para los usuarios, pero remarcó que "son los taxistas quienes no se ponen de acuerdo para que haya libre ascenso de pasajeros en una y otra ciudad". Y justificó que por esa falta de acuerdo los intendentes se vieron obligados a tomar la decisión que tomaron.
Enzo Agero, del Centro de Taxistas de Pichanal, expresó que "los taxistas de ambas localidades también salimos perjudicados. Pero sobre todo la gente, que cada vez tiene más problemas para conseguir un auto".
Por ello, pidió que los funcionarios de ambas municipalidades se vuelvan a reunir para buscar una solución al tema en defensa de la fuente laboral y en defensa de los pasajeros.

Tres meses sin convenio

Como se recordará, los primeros días de mayo se rompió el convenio que mantenían los taxistas de ambas ciudades, medida que solo perjudicó a los pasajeros ya que viajar de Orán a Pichanal sale ahora más caro que al revés.
Desde entonces los taxistas de techo amarillo (Orán) no pueden subir pasajeros en las paradas de Pichanal y los pichanalenses tampoco pueden hacerlo en las paradas de Orán.
La causa de la disputa fue la crisis económica y el aumento en el precio de los combustibles. En ese momento los remiseros de Orán aumentaron su tarifa para viajar a Pichanal de $25 a $20 y los pichanalenses la mantuvieron en $25 para el viaje a Orán.
En aquella oportunidad, Pedro Coronel, dirigente de los "techo amarillo" de Orán, les recriminó a sus vecinos de Pichanal que levantaban pasajeros en la ciudad cabecera y cobraban menos.
La disputa se zanjó entonces con la intervención de las autoridades municipales de cada lugar y la decisión de obligar a los remises a volver vacíos a su lugar de origen, lo que incrementa los costos y hace menos rentable el trabajo.
Lo cierto es que hasta ahora no hay arreglo y los pasajeros, que solo quieren llegar a su lugar de destino, corren el riesgo de quedar varados en algún control de tránsito si subieron a los taxis vedados.

Extraña decisión en Aguas Blancas

El intendente ordenó que no ingresen ni taxis ni remises foráneos. Un nuevo conflicto se produjo el lunes en el departamento Orán con los transportes públicos, que por suerte no llegó a mayores gracias a la intervención de funcionarios de la Municipalidad de Orán.
Lo que pasó fue que el intendente de Aguas Blancas, Sergio Oliva, determinó de manera unilateral que los taxis y colectivos provenientes de Orán u otros lugares del departamento no podrían ingresar al pueblo y deberían hacer descender a sus pasajeros en la ruta nacional 50.
La decisión tenía como fundamento que los remiseros locales no pueden trabajar porque los visitantes prefieren regresar a sus pueblo en los mismos coches en que arribaron.
Esa era la forma, se explicó, de obligar a los foráneos a volver vacíos y permitir a los lugareños que mantengan su fuente laboral.
Las protestas no se hicieron esperar y el martes casi pasan a convertirse en incidentes cuando un grupo de taxistas oranenses quisieron ingresar a la fuerza al pueblo fronterizo y los locales quisieron impedírselo.
Lo más llamativo fue la peripecia que tuvo que soportar el chofer de un colectivo de la empresa San Antonio, que tiene concesionado el tramo de Orán a Aguas Blancas por la Provincia, dado que tampoco lo dejaban ingresar.
Ayer, funcionarios de la Municipalidad de Orán acordaron reunirse con las autoridades de Aguas Blancas para buscar una solución al tema.
Pasa que la ruta nacional 50 pasa por un costado del pueblo y desemboca directamente en el puente internacional que cruza a Bermejo, destino de la mayoría.
Aunque muchos cruzan en chalanas, cuyo puerto sí está en Aguas Blancas.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Reynaldo Copa Copa
Reynaldo Copa Copa · Hace 4 meses

Tendrian que no dejar trabajar a los taxistas que tienen licencias de Oran en Aguas Blancas, que lleguen al pueblo con pasajeros descarguen y se vayan vacios, estos señores trabajan entre Aguas Blancas Oran y viceversa trasladando pasajeros, y tienen licencias exzpèdidas por el municipio de Oran, y los de aquel pueblo fronterizo tambien lleven pasajeros de la frontera y vuelvan vacios. Por otro lado estos taxistas en la Ruta corren a mas de 100 Km por hora, y ponen en riezgo la vida de los pasajeros, ademas coquean, fuman y aveces andas mal vestidos todos sucios, no tienen unjformes que los identifiquen, tampoco expiden boletos por lo que cobran. y Asi tantas otras irregularidades ostentan estos personajes del volante. El intendente Olivas ya tendria que haber hecho algoal respecto, a lo mejor no hace nada porque el tambien tiene uno o dos autos que trabajan de taxis en Aguas Blancas- Oran y viceversa y hacen viajes hacia otros puntos de la provincia.-


Se está leyendo ahora