Con las encuestas ligeramente a favor de Keiko Fujimori, los peruanos deciden hoy si le dan una nueva oportunidad al clan de inmigrantes japoneses 16 años después del fin abrupto del gobierno de su padre, Alberto Fujimori, actualmente en la cárcel.
"Estoy preparada", dijo la candidata que hoy podría convertirse en la primera mujer en llegar a la presidencia de Perú. Una victoria de esta hija de japoneses limpiaría el nombre de la familia, asociado por la mitad de los peruanos con la corrupción y la represión que vivió el país durante el gobierno de su padre entre 1990 y 2000.
En este duelo de la derecha, se acortaban las distancias entre la candidata de Fuerza Popular (FP), de 41 años, y el otro finalista de la primera vuelta, Pedro Pablo Kuczynski, de Peruanos por el Kambio (PPK).
Los últimos sondeos difundidos le dan un empate técnico tras una mejora de Kuczynski en los últimos días. El exministro de Economía y exitoso hombre de negocios ha recibido el apoyo de casi todos los principales candidatos que quedaron desbancados en la primera vuelta, entre ellos, la popular líder de izquierda Verónika Mendoza.
Unos 23 millones de ciudadanos están convocados a las urnas para reemplazar a partir del 28 de julio a Ollanta Humala. En Perú el sufragio es obligatorio y la clave de la victoria estará en el comportamiento de un 5% de los electores que muestran un voto cambiante, según los últimos sondeos.
La "china" y el "gringo"
La "china" y el "gringo" cerraron la larga campaña electoral en sendos mítines el jueves por la noche.
Fujimori puso el broche de oro de una campaña que la ha llevado a recorrer cada rincón de Perú en Villa El Salvador, un emblemático barrio obrero del cinturón industrial de Lima ante miles de seguidores, mientras que Kuczynski eligió Arequipa, la segunda ciudad en importancia del país, unos mil kilómetros al sur de la capital.
"Con el respaldo de ustedes tendré el honor de convertirme en la primera presidenta del Perú", dijo la candidata rodeada de su marido, sus dos hijas, su madre Susana Higuchi y su hermano Kenji, el congresista más votado.
Kuczynski, arropado también por la familia y sus candidatos a las vicepresidencias, Martín Vizcarra y Mercedes Aráoz, no escatimó alusiones a la corrupción y las violaciones de los derechos humanos que marcaron el gobierno de Fujimori padre.
"La mejor seguridad en un país es si hay democracia", dijo este hijo de padre alemán y madre francosuiza, educado en el Reino Unido, Suiza y Estados Unidos.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora