El panorama económico no es nada alentador, sin embargo, muchos padres deben redoblar sus esfuerzos para que sus hijos que estudien en colegios privados sigan en la misma institución, por el momento. Desde la Dirección General de Educación Privada de Salta aseguraron que en lo que va del año todavía no se registraron bajas en la matrícula escolar por falta de pago de las cuotas.
Silvia Romano, a cargo de dicha Dirección, señaló: "Sé que la situación está difícil, pero por suerte la matrícula se mantiene en el sector privado. No hemos tenido bajas por problemas económicos".
El secretario general de Sadop (uno de los gremios que nuclea en Salta a los docentes privados), Mario Palavecino, coincidió con Romano. "Hasta el momento no hay un éxodo de la privada a la pública. Entendemos que los papás hacen todo el esfuerzo posible para que su hijo siga en el mismo colegio, por lo menos hasta fin de año. Después seguramente se verá", dijo.
De acuerdo a datos oficiales, a fines del año pasado en Salta había 85 instituciones privadas de nivel inicial a las que asistieron 8.384 niñas y niños; 86 colegios primarios con 28.731 alumnos; y 95 secundarios con una matrícula de 23.877. En Educación Especial había 6 instituciones primarias con 310 alumnos y 7 de nivel inicial con 97. Si bien hasta el cierre de esta edición no se proporcionaron los datos actualizados, se supo que no hubo muchas variaciones en los números.
Por la crisis económica, las cuotas en algunos colegios privados se dispararon este año incluso hasta más del doble, respecto a 2015.
"Por suerte esta crisis todavía no tocó a la educación privada, pero si los papás dejan de pagar las cuotas y pasan a sus hijos a la pública puede ser que tengamos un cimbronazo. Esto puede llegar a producirse recién a partir del año que viene", reflexionó Palavecino.
Algunos incrementos
Antes del receso escolar, Rocío recibió una nota del colegio salesiano Ángel Zerda, donde estudia su pequeño hijo. En el escrito le informaron que la cuota de $1.040 pasaba a $1.240. En marzo del año pasado pagó $740; ahora paga un 59% más. Por aparte, debe abonar $200 extra por las clases de inglés.
Mario Palavecino TITULAR DE SADOP "Los colegios privados no solo deben pagar los sueldos docentes, sino también otras cosas. Por ahí se entiende".
Miguel tiene dos hijos, uno estudia en el colegio De Jesús y el otro en el San Marcos. Hasta el viernes pasado no le habían notificado nuevos aranceles, por lo que cruza los dedos para que tampoco lo hagan. En el colegio San Marcos paga un arancel mensual de $2.500, y en el De Jesús, $1.300. En este caso, el que abona antes del 10, tiene un 10% de bonificación.
Tanto Rocío como Miguel tratan de mantener a sus hijos en la educación privada, pero admiten que cada vez se hace más difícil. "Sabemos que todo aumenta, pero el tema es que los sueldos no se incrementan de la misma manera", coincidieron.
A pesar de que gran parte de los colegios reciben una subvención, un subsidio o ayuda de Nación o la Provincia, entre 2015 y 2016 hay diferencias tremendas en las cuotas de muchos privados.
Matrícula nacional
En 2003, la matrícula escolar privada en el país era de 2.247.775. En 2014, pasó a 2.893.532. Es decir, 645.757 alumnos más.
En 2003 y 2014, la matrícula privada creció mucho más que la estatal (28,73 por ciento contra 1,62 por ciento).
El éxodo de la escuela pública en los últimos 11 años se debe a diversos factores: calidad educativa y economía familiar.

Coprodec estima subas de hasta 12%

Según Educación, las instituciones aún no incrementaron la cuota declarada hasta julio. Desde Educación Privada explicaron que, por lo general, las instituciones educativas privadas informan el arancel a cobrar en diciembre del año anterior al período lectivo. Este año, la declaración jurada de los aranceles 2016 se realizó antes de las primeras paritarias docentes de febrero.
Se fijan las variaciones de costo laboral y mantenimiento, razón por la cual se puede incrementar la cuota hasta el porcentaje de aumento de sueldo que se dé a los docentes. En el primer semestre, se otorgó una suba del 25%, y recientemente, se dio un 6% hasta octubre que hacen un 31% en total.
"Los establecimientos, en su mayoría, no incrementaron la cuota declarada hasta julio, y en el caso de los que sí lo hicieron, el aumento se ajusta a lo establecido en el decreto que pauta la incorporación a la enseñanza oficial", aseguró un supervisor.
Lo cierto es que tras las paritarias estatales del segundo semestre, desde Coprodec (que agrupa a los colegios confesionales) estiman un incremento entre el 10 y 12% de las cuotas, porcentaje que no condice con las subas de los sueldos docentes.
Hay padres que recibieron la notificación de aumento antes de las vacaciones de invierno y ya no deberían volver a recibir otra. Los que continúan con el precio de comienzo de año podrían tener novedades en los próximos días. Para Mario Palavecino, de Sadop, "el grupo de escuelas con cuotas altas paga sin inconvenientes. El impacto negativo podría sentirse en los aranceles medios y medios bajos".
Desde Coprodec, cada vez que pueden explican que los incrementos en las cuotas también tienen que ver con la caída de entre el 5 y el 30 por ciento del aporte estatal que reciben muchos colegios y que desde hace más de 10 años no logran actualizar. Esto sería lo que ahora se estaría trasladando a las cuotas. Existen 45 instituciones que reciben aporte por importe; 12 que reciben aportes por cargo y 83 que perciben fondos nacionales. Los colegios que tienen convenio con el Estado tienen garantizado el pago total de sueldos a los docentes.
cuadro1.jpg
cuadro2.jpg
cuadro3.jpg

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora