Los familiares de Sergio Rosales expresaron que el policía tuvo que hacer un esfuerzo sobrehumano para evitar que la camioneta del ministro Parodi lo atropellara. Natalia López, esposa del oficial, relató al El Tribuno que tras chocar con una vaca quedó tirado en medio de la ruta y que enseguida fue asistido por el conductor de una camioneta.
"Según mi esposo, en esos momentos vieron un vehículo que se acercaba a toda velocidad y el señor que lo estaba auxiliando empezó a hacerle señas para que detuviera la marcha, pero al advertir que seguía, tuvo que hacer un enorme esfuerzo para ponerse a salvo", dijo.
Contó que los dos policías que acudían en auxilio de Rosales estaban a unos 100 metros cuando Parodi los atropelló de frente. "Dijo que le dolía mucho el cuerpo y que no sentía las piernas, pero me pidió que no me preocupara, que todo iba a estar bien", expresó Micaela, de 15 años, hija del policía.
En la guardia del hospital San Roque también estaban Norma Garbizu Arce, madre de Rosales, y sus hermanas Verónica y Yéssica. La más preocupada era la señora Garbizu, quien manifestó que "mi hijo se salvó de milagro y, según me comentaron, la camioneta del ministro alcanzó a rozarlo y si no se tiraba al costado lo mataba". Y agregó: "Si le hicieron señas para que detuviera la marcha, ¿por qué no paró? Por su irresponsabilidad hay otros dos policías heridos". La familia se mostró cauta sobre el estado de salud de Rosales. Respecto a César Villagra, también internado en ese hospital, nada trascendió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...