Los trabajadores petroleros del país iniciaron a las 0.00 de hoy un paro por 48 horas que afectará la actividad del sector yacimientos de todas las provincias productoras. La medida de fuerza se reeditará en las siguientes semanas si los gremios nucleados en la Federación Nacional de petroleros privados no consiguen el aumento salarial que le exigen a la cámara que agrupa a las empresas del sector.
Los gremios piden un 20 por ciento de incremento salarial al básico para el primer semestre del año y negociar en el mes de septiembre el incremento previsto para el período que va desde julio hasta diciembre de 2016. Al reclamo se sumaron los empleados jerárquicos de esta industria y los gremios independientes de las provincias de Chubut y Neuquén.
Albero Romero, secretario del gremio norteño y dirigente de la federación, explicó que "la medida de fuerza es el resultado de la falta de respuestas por parte de las empresas del sector yacimientos. Venimos de una conciliación obligatoria ya que los gremios y la federación pedíamos un incremento de un 20% para el primer semestre y sentarnos en septiembre a definir cuál será el aumento para lo que queda del año. Ya logramos el incremento solicitado más una suma fija de $11.000 para el sector refinerías. Pero la negociación con yacimientos se agotó y por eso acordamos un paro nacional de 48 horas al que se sumó el gremio del personal jerárquico del país".
Apenas se conoció que los petroleros iban al paro fueron convocados para el próximo martes al Ministerio de Trabajo de la Nación para volver a escuchar las posturas de ambas partes. "Si no hay acuerdo ya está aprobado otro paro, de 72 horas, que se iniciará el lunes próximo. Lo que pedimos no es descabellado porque la inflación prevista para este año superará el 40%. Por lo tanto, el incremento salarial debe ser acorde", dijo.
Y recordó que "la semana anterior ya estuvimos hablando con los ministros Frigerio y Aranguren y las cámaras empresarias pero no vimos una actitud firme por parte del Gobierno nacional".
En las últimas reuniones, las cámaras que nuclean al sector yacimientos ofrecieron otorgar un incremento de un 30% pero fraccionado en cuatro cuotas hasta agosto de 2017 pero sin propuestas de sumas fijas. La industria no está en crisis. Lo que pasa es que el Gobierno no actúa como debería en un país donde el petróleo se sigue pagando muy por encima del precio internacional. Mucha gente se ha jubilado, otros se han acogido al retiro voluntario y la situación sigue sin resolverse", concluyó Romero.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora