La fiscalía pidió hoy 25 años de prisión para Miguel Etchecolatz y otros tres represores juzgados en La Plata por el secuestro y desaparición en junio de 1977 de Daniel Favero y María Paula Alvarez, una pareja que militaba en la Juventud Universitaria Peronista (JUP) en la capital de la provincia de Buenos Aires.
Los fiscales Hernán Schapiro y Juan Martín Nogueira formularon el pedido de condena ante el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata en su alegato final en el marco del juicio iniciado el 7 de marzo último contra Etchecolatz y los represores Fernando Svedas, Raúl Machuca y Julio César Argüello, policías bonaerenses destinados a la Brigada de Investigaciones de la capital provincial durante la última dictadura.
En el caso de Etchecolatz, la fiscalía señaló que, como ya cumple una pena de prisión perpetua, se unificaran las condenas.
La acusación pública consideró a Argüello y Machuca coautores de la privación ilegítima de la libertad cometida en abuso de sus funciones, agravados por aplicación de tormentos a presos políticos, entre otros delitos de lesa humanidad o crímenes de genocidio.
En el caso de Etchecolatz y Svedas, tomó en cuenta también el agravante de que al momento del crimen investigado eran el jefe y subjefe de la Brigada de Investigaciones de La Plata, respectivamente.
"Etchecolatz era el responsable por el lugar que ocupaba en la cadena de mandos, tenía potestad y control sobre la Brigada de Investigaciones de La Plata", subrayó la fiscalía.
Durante el alegato, que se extendió por más de dos horas, el Ministerio Público dio por acreditado que el 24 de junio de 1977 "un grupo de cuatro individuos vestidos de civil desalojaron el departamento G del edificio ubicado en la calle 57 numero 880 y se apostó a la espera de Daniel Favero y María Paula Alvarez".
Al salir la pareja, se produjo un tiroteo en el que "resultan heridos Argüello y Alvarez", dijo el fiscal Nogueira y agregó que luego la mujer y su pareja fueron forzados a subir a un automóvil y "desaparecieron sin contarse con datos de su situación posterior".
Este secuestro y desaparición fue enmarcado por la fiscalía "en el plan sistemático de desaparición forzada de personas, secuestro, torturas y eliminación de personas instaurado por la última dictadura cívico-militar".
Favero tenía 19 años y Alvarez 22 al momento de ser secuestrados, ambos eran alumnos universitarios y militaban en la JUP, expresión estudiantil de la llamada tendencia revolucionaria del peronismo.
Al pedir la pena, la fiscalía sostuvo que debe considerarse como tormento la forma en que fueron secuestrados, la violencia física, el temor por su integridad, el miedo de las víctimas al ser sacados en andas y a patadas de su domicilio, siendo llevados a un lugar indeterminado.
La Brigada de Investigaciones de La Plata, en la que se desempeñaban los cuatro imputados, funcionó durante el terrorismo de estado "como centro clandestino de detención, sitio de ingreso y distribución de víctimas de la represión ilegal".

Fuente: Télam

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora