María tiene 42 años, es madre de tres hijos y, como todo los años, fue junto a su esposo a la Escuela de Comercio Nº 5083, Victorino de la Plaza, ubicada en Leguizamón 129, a inscribir a su hija mayor. Grande fue la sorpresa cuando un preceptor, tras chequear el nombre de la alumna, que hace varios años asiste a la institución, le solicitó un monto de 800 pesos para poder inscribirla. Sorprendido, el matrimonio le cuestionó la cantidad de dinero solicitada pero el preceptor le respondió: "Eso es lo que dejó dicho la directora". "Quisimos hablar con la docente, pero este hombre nos dijo que se encontraba con carpeta médica, entonces solicitamos hablar con alguna otra autoridad que le siga en el cargo, pero no había nadie", sostuvo la señora.
La mujer, quien no quiso dar su nombre completo, continuó con su relato e indicó que ante esta situación le dijo al preceptor que solo le podía abonar $ 200 y que el mes que viene le iba a dar el resto ($ 600 restantes) pero tampoco quiso. Molesta por lo sucedido decidió ir hasta las oficinas del Ministerio de Educación, en San Luis 52, y posteriormente al Grand Bourg, pero tampoco lograron darle una solución a su reclamo. "Estuve de un lado para el otro durante toda la mañana sin que me dieran una solución. Lo que más impotencia me da es que son muchos los padres que se encuentran en esta situación, pero por temor a que tomen algún tipo de represalia con los alumnos no quieren realizar denuncias", indicó indignada la mujer.
El Tribuno trató de contactarse sin éxito con autoridades de la escuela Victorino de la Plaza y con funcionarios del Ministerio de Educación, pero tras reiterados intentos fue imposible comunicarse. Ante la falta de respuesta, este medio dialogó con la vicedirectora del turno tarde de la escuela Urquiza, Mónica Lituine, para saber cómo procede esta institución al momento de inscribir un alumno. "Bajo ningún punto pondríamos como condición el pago de un abono para inscribir a un alumno. Nosotros simplemente tenemos un bono contribución que no tiene ningún monto de base, es decir un padre puede pagar desde $20 o simplemente no pagar nada", sostuvo la docente. "Hay padres que están dispuestos a ayudar y nos dan dinero cuando pueden", agregó.
A la escuela Urquiza asisten cerca de 1.400 alumnos entre el turno mañana y el turno tarde. Con la plata recibida del bono contribución las autoridades se encargan de mantener el establecimiento en buenas condiciones para que no le falte nada a los chicos. "Procedemos de la misma manera tanto para el turno tarde como para el de la mañana. Es una institución grande y la plata que recibimos del bono la utilizamos para mantener el establecimiento en condiciones", finalizó la mujer. El cobro de un "abono" para inscribir a alumnos en establecimientos públicos es un problema que se repite en el inicio de cada ciclo lectivo. El Tribuno denunció un hecho similar en el colegio Arturo Illia durante 2015. En esa oportunidad el establecimiento exigía el pago de $ 400 por la inscripción más un formulario que tenía un costo de $ 50.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...