El viernes, convocada por la comuna, se llevó a cabo una reunión en el Centro Argentino de Salvador Mazza donde se trató la problemática que aqueja a esta zona fronteriza netamente comercial.
Luego de un profundo debate, se decidió pedir a la Provincia y a la Nación la declaración de la Emergencia Económica, Social y Financiera para el municipio, para lo que elaboraron un documento que será presentado a los gobiernos provincial y nacional entre hoy y mañana.
La convocatoria tuvo una amplia adhesión de comerciantes y vecinos que colmaron el salón del Centro Argentino, además de contar con la asistencia de los cónsules de Argentina en Yacuiba y de Bolivia en Salvador Mazza, dirigentes de los bagayeros y de los estibadores bolivianos y argentinos.
Durante el análisis de la situación por la que atraviesa la comuna, se buscaron las herramientas para dar una solución a la crisis económica que está afectando a la frontera, después de la implementación, por parte del Gobierno nacional, de la apertura de las exportaciones el mes pasado.
Luego de un intercambio de ideas, por unanimidad se decidió presentar ante los gobiernos provincial y nacional, un documento por el cual se pide se declare la Emergencia Económica, Social y Financiera.
Para ello se conformó una comisión para la elaboración del proyecto a ser presentado ante las autoridades.
Lo que pasó es que la comuna fronteriza vio mermar su recaudación genuina en un 50 por ciento, aproximadamente, con las nuevas medidas económicas nacionales, que cambiaron la ecuación de funcionamiento del comercio local, acostumbrado a hacer pasar cargas completas por medio de los bagayeros, utilizando un régimen simplificado de exportación dispuesto por la AFIP hace unos años.
Con la apertura actual, la mercadería sigue pasando en camiones, ahora cerrados y precintados, lo que evita el pago de la tasa de actividades varias y del impuesto a las actividades económicas que la comuna percibía por adelantado, cada vez que llegaba un camión al puesto de control fiscal ubicado en el río Caraparí.
Por otra parte, para acceder a ese régimen, cada comerciante tenía la obligación de tener al menos tres empleados registrados. Pero al caerse ese régimen ya comenzaron a despedir gente, por lo que se calcula que hay unos 300 desocupados nuevos en Salvador Mazza.
La reunión contó con la presencia del cónsul de Bolivia en Salvador Mazza, Omar Velázques Valdiviezo, el cónsul de Argentina en Yacuiba, Ricardo Dilelle, dirigentes de las 14 cámaras de comercio y comerciantes, efectivos de la Policía Federal y Gendarmería Nacional y dirigentes sindicales de la asociación de bagayeros, estibadores y descargadores.
También hubo notorias ausencias, como las de funcionarios de las aduanas y de migraciones de Argentina y de Bolivia; así como de los concejales locales.
Bagayeros, impacientes
Por su parte desde la parte boliviana se adelantó que, ante la situación planteada del lado argentino, las medidas serán más extremas. El presidente de la Asociación de Bagayeros dijo: "Si el lunes no tenemos respuestas, el martes cortaremos el tránsito en el puente internacional".

Detalle de la situación
Al bajar el nivel de recaudación fiscal, la comuna se verá en la necesidad de despedir a unos 100 empleados contratados, según advirtió el intendente Rubén Méndez la semana pasada a la prensa.
Los comerciantes, al mermar sus actividad, ya dejaron cesantes a unos 300 empleados de los alrededor de 700 que había registrados en esta localidad fronteriza, que de lo único que vive es del comercio binacional.
Los bagayeros, tanto argentinos como bolivianos, unas 1.500 personas en total, manifestaron su descontento con la situación y amenazaron con cortar el puente internacional a partir de mañana si no hay una solución.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia