El uso de pirotecnia sigue siendo una constante en las fiestas de fin de año en todos lados. Familias completas adquieren productos de distintos tipos de luces y sonidos para recibir la Navidad o el Año Nuevo. Ante la inexistencias de normativas que la prohiban, resulta necesario realizar una manipulación responsable y atender a ciertas recomendaciones que permitan festejar sin lamentar accidentes.
Ayer se conoció que dos adolescentes fueron atendidos en el hospital Materno Infantil con quemaduras por cohetes.
En ese contexto, el subsecretario de Prevención y Emergencias, Nicolás Kripper, se refirió a los peligros que conlleva el uso de la pirotecnia. Dijo que "es un elemento que puede poner en riesgo la vida de las personas, los animales, ocasionar incendios, quemaduras, mutilaciones y la perdida de la capacidad auditiva".
El funcionario enfatizó en dos puntos, por un lado en los recaudos que se deben tomar para la compra y, por otro, en las medidas de seguridad para su manipulación. Dijo que "está prohibida la venta a menores, solo se los debe adquirir en locales habilitados para tal fin y hay que verificar que cuenten con el sello del Renar, ya que esto garantiza que cuenta con medidas de seguridad comprobadas".
Respecto a lo que hay que tener en cuenta al momento de arrojar pirotecnia, se aconseja: tirar un elemento por vez, no arrojar contra vehículos, cajas de luz, gas, personas, ni animales, en caso de que el producto no funcione en el primer intento, directamente desecharlo. "También advertimos no dejar solos a los más chicos con estos productos, siempre deben estar bajo la compañía de un mayor", manifestó Kripper.
Cuidar a los animales
David Ferri, director de Zoonosis municipal, hizo hincapié en los cuidados que deben tener los dueños con sus mascotas. "Para un animal que no sabe de fechas, ni eventos el ruido estruendoso sin previo aviso le provoca un temor excesivo y la sensación de muerte", explicó.
Para sobrellevar esta alteración en su cotidianeidad, el veterinario detalló que se puede hacer uso de sedantes. "La prescripción del veterinario es fundamental ya que hay razas sensibles y pueden haber efectos adversos", explicó Ferri. Otra medida sugerida para reducir el impacto del ruido es usar pelotas de algodón en el conducto auditivo, colocar al animal en una habitación cerrada con sonido de televisión o la radio, para generar un ambiente amigable. También indicó que es necesario identificar a los animales, con un collar con una chapita, y mantener cerradas las puertas de las casas para que no se escapen. Con los cachorros se desaconseja adoptar una conducta sobreprotectora con ellos ya que incrementa su temor.
Prevención y Emergencias montará una guardia especial articuladamente con bomberos de la Policía, bomberos voluntarios y Aguas del Norte para actuar en caso de un incendio por pirotecnia. Ante cualquier situación de riesgo se deberá llamar al 911, desde donde se alertará a la dependencia pertinente.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora