Familiares, amigos y compañeros del enfermero que fue asesinado en Castañares hace una semanas marcharon ayer desde el barrio de zona norte hasta la Ciudad Judicial para pedir por el avance y esclarecimiento de la causa, que hasta hoy no tiene detenidos.
El cuerpo de Leopoldo Núñez apareció acuchillado en su casa el pasado 3 de septiembre y hasta el momento, luego de casi tres semanas, no hubo avances en la investigación.
"Llama la atención que hasta la fecha no haya novedades", dijo Fernanda, una compañera del hospital Materno Infantil, donde trabajaba la víctima.
Fernanda le contó a El Tribuno que familiares y una compañera, que fue en representación de los trabajadores del hospital, fueron recibidos por el fiscal Pablo Paz, quien les comunicó los detalles de la investigación, pero les pidió reserva.
"Por lo que pudo contar la familia, que salió abrumada de la reunión, las autoridades están tratando de terminar las pericias del auto que fue encontrado en el canchón de la Municipalidad de Salta y viendo las cámaras de seguridad donde fue hallado el vehículo: ¿cómo puede ser que recién haya aparecido el auto?", dijo la compañera. "No vamos a bajar los brazos", afirmó Fernanda.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora