Petitorios de organizaciones y particulares reunieron más de 140.000 firmas para exigir la regulación del uso de pirotecnia a nivel nacional, un movimiento encabezado por Marcos Goldschmidt, padre de un chico con autismo que "sufre con cada explosión" en Navidad y Año Nuevo.
"Pedimos una ley nacional que prohíba la pirotecnia ruidosa y regule la no ruidosa. Regular significa limitar horarios y lugares, además de garantizar que quien vende está autorizado y registrado", dijo hoy Goldshcmidt, cuyo petitorio fue apoyado por más 106.000 firmantes.
Su hijo Ezequiel, de 19 años, tiene trastorno del espectro autista (TEA) y es particularmente sensible a los ruidos: "Se asusta mucho con las explosiones, no hay lugar de la casa donde se pueda proteger", escribió Goldschmidt en el petitorio publicado en Change.org.
Del movimiento participan 52 peticiones, entre las que se destacan la del diputado porteño Adrián Camps, dirigida a la Legislatura de la Ciudad para que prohíba la pirotecnia ruidosa, y la de la organización tandilense Sentido Común, que busca proteger principalmente a los niños con discapacidad que padecen particularmente con los estruendos de los fuegos artificiales.
El uso de pirotecnia ya está regulado en varios municipios del país: Trelew, en Chubut; San Martín de los Andes y Villa La Angostura, en Neuquén; Río Tercero, en Córdoba; San Carlos de Bariloche, en Río Negro; Antártida e Islas del Atlántico Sur, Cañada de Gómez, Casilda, Puerto San Martín, Coronda y Granadero Baigorria, en Santa Fe; Florencio Varela, en Buenos Aires; y la provincia de Tierra del Fuego.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...