Un corte intermitente genera grandes inconvenientes en la ruta nacional 86, apenas a unos kilómetros de la ciudad de Tartagal. Más de 20 personas abrían y cerraban el paso el jueves y el viernes pasados con barricadas y quema de gomas. Se trata de miembros de la comunidad wichi Kilómetro 7 o Asamblea de Dios, que reclaman por la pavimentación de la ruta, una obra anunciada varias veces, pero que nunca llegó a concretarse.
Tampoco se completó el tendido eléctrico que llega hasta la comunidad. Su cacique, Moisés Belizán, le dijo a El Tribuno que aunque son de los pocos con luz sobre la ruta, los cortes de energía son constantes.
"Estamos cansados. ¿Cómo puede ser que todo el tiempo digan que ya van a venir a asfaltar la ruta y que hace años que no pase nada?", dijo Belizán.
"Acá no hay ningún control. Las camionetas pasan a 180 km al frente de la escuela, los tractores sin luces roban madera y ya causaron cuatro muertes", agregó el cacique.
También pidió soluciones varias para la comunidad. "Desde 2009 pedimos un anexo para la escuela. En diciembre de ese año, también se solicitó un Salón de Usos Múltiples".
Los postes de luz sin cables son la triste estampa de la zona. Sufre las consecuencias la escuela Kilómetro 17, entre otros establecimientos y comunidades.
En Tonono no hay puesto de salud ni destacamento policial.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora