El fiscal federal Carlos Rívolo pidió hoy que el juez federal Daniel Rafecas sea quien investigara a la expresidenta Cristina Kirchner por presunto enriquecimiento ilícito a raíz de inconsistencias por declaraciones juradas presentadas desde 2014 en adelante.
Fuentes judiciales informaron que así lo requirió la fiscalía al considerar que ésta causa es conexa con otra a cargo de Rafecas, quien viene investigando a la expresidenta por inconsistencias en las declaraciones juradas desde 2010 a 2013.
La excandidata a presidenta Margarita Stolbizer había denunciado a Cristina Kirchner por enriquecimiento ilícito, a raíz de inconsistencias por declaraciones juradas de 2014 y que "podía extenderse a períodos anteriores al comparar su contenido con la información que surgía del expediente sucesorio de quien fuera su esposo".
El planteo de Rívolo debe ser resuelto por el juez federal Sergio Torres. Días atrás, el juez Rafecas decidió declararse incompetente en otra causa que vincula a la expresidenta con maniobras de lavado de dinero, por el alquiler de habitaciones por parte de la firma Hotesur. Pero paralelamente, Rafecas se quedó con la causa por inconsistencias de declaraciones juradas entre 2010 a 2013.
Según Stolbizer, la expresidenta declaró nueve plazos fijos pero en el expediente de sucesión de Néstor Kirchner aparecen declarados a octubre de 2014 unos 19 plazos fijos.
"Ambos procesados se encuentran estrechamente vinculados, en tanto se refieren a inconsistencias detectadas en cuanto a qué bienes y cómo fueron declarados en las DDJJ patrimoniales presentadas por Cristina Fernández de Kirchner ante la OA. Todo esto, con posterioridad al fallecimiento de quien fuera su esposo, lo cual demuestra la necesidad de que sean investigadas por un único magistrado", sostuvo Rívolo en su dictamen al que accedió NA.

Fuente: NA

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


juan perez
juan perez · Hace 8 meses

Sturzenegger, otra vez procesado El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, está procesado nuevamente por presunto delito económico durante el denominado “megacanje”, sobre el tramo final de la convertibilidad. Así lo confirmó la Corte Suprema de Justicia, que avaló la investigación que llevaba a cabo el juez federal de primera instancia Sebastián Ramos y que había sido revocada por la Sala Segunda de la Cámara Federal, aunque luego la Sala Tercera de la Cámara Federal de Casación Penal volvió a dejar firme lo de Ramos y la apelación llegó al máximo tribunal. Además del procesamiento, queda otra vez vigente un embargo a los bienes del funcionario hasta cubrir la suma de 5 millones de pesos.


Se está leyendo ahora