"Tres aspectos son fundamentales para el desarrollo de la provincia: el ordenamiento territorial, la infraestructura y el financiamiento", opinó ayer Ignacio Lupión, presidente de la Sociedad Rural salteña. A ello, el principal referente de Prograno, Ezequiel Vedoya, añadió otro aspecto: el sistema de preservación ambiental que, remarcó, obstaculiza el aprovechamiento de muchas zonas.
En palabras de dicho productor: "La provincia está pintada de amarillo por gente de afuera, que nos dicen dónde podemos producir y dónde podemos desmontar". Vedoya hacía referencia al esquema de preservación de los bosques y reservas naturales, mediante el cual se sectoriza el territorio en tres tipos de zonas: las verdes, aptas para el desmonte, las amarillas, aprobadas para talas menores y ganadería, y las rojas, lugares adonde está prohibido intervenir.
Desde el punto de vista del empresario agropecuario, es inaceptable que ese trazado, elaborado por técnicos foráneos que nada tienen que ver con la producción, inhiba a los emprendedores del campo de ampliar sus márgenes de tierra sembrada. "Me preocupa muchísimo la situación actual, tenemos que agregar valor en el origen de la cadena productiva, pero ¿están dadas las condiciones en Salta?", se preguntó retóricamente.
Las posiciones fueron presentadas en el primer Foro de Economías Regionales organizado por la Sociedad Rural y llevado a cabo en sus instalaciones al sur de la ciudad capitalina. Además de voces del sector agropecuario, participaron representantes de la industria, del comercio, de las pymes y de la función pública.
Justamente, el titular de la delegación salteña de la Secretaría de Agricultura Familiar de la Nación, Carlos López Sanabria, fue quien salió al cruce de los dichos de Vedoya. Sin ánimo de polemizar y cuidando de no sonar beligerante, el funcionario tomó la palabra en última instancia y expresó: "El amarillo tiene una utilización social porque pequeños productores y las comunidades lo ven como una protección ante los desplazamientos que pudieran sufrir por parte de los empresarios".
Opinó que el desarrollo debe ocuparse de integrar a los pequeños productores y no de marginarlos. Concluyó atemperando su discurso: "El sistema ambiental dado por el marco jurídico es un ancla, atrasa mucho, actualmente de los recursos que llegan para un emprendimiento se termina destinando el 70% en la elaboración de informes y auditorías ambientales".
Foto y película
En su intervención en el panel de expositores, José Urtubey, representante de la Unión Industrial Argentina, planteó una metáfora que sirvió para que todos los disertantes plantearan su posición y acuerden en su diagnóstico actual y sus proyecciones. El hermano del gobernador habló de una foto y de una película.
Sobre la foto, que vendría a ser el contexto vigente, los participantes del Foro acordaron en que hay un panorama sombrío, bajaron las ventas, la quita de retenciones se evaporó con la suba de los combustibles, los tarifazos aumentaron los costos de producción industriales y comerciales, la apertura de importaciones indiscriminada lesiona a las fábricas nacionales y el mercado interno se erosionó por la caída del poder adquisitivo.
"Hay una caída de la actividad fabril de 4 puntos en lo que va del año", remarcó Urtubey, a lo que Rubén Barrios, presidente de la Cámara de Comercio, añadió que "desde hace unos cuantos meses el comercio viene sufriendo bajas en las ventas". A su turno, Nahuel Hyon, de la Cámara de Pymes, planteó: "Se tomaron medidas que nos han perjudicado porque afectaron al mercado interno, cayeron un 40% las ventas".
La película, es decir las perspectivas, se inclinaron por el optimismo aunque enfatizando en algunos factores que deberían darse para que la situación repunte. Compensaciones a los fletes, disminuir las cargas impositivas a los exportadores, reactivar la actividad fabril, mermar las tasas de intereses de los créditos y hacer efectivas las inversiones que promete el Plan Belgrano.
En esa línea, Facundo Huidobro, representante del sector minero, resaltó que desde la renovación de la política económica nacional que vino con el cambio de gobierno, ya se consiguió el compromiso privado para recibir 200 millones de dólares de inversión en la Puna.
"Para el año que viene, se espera que lleguen 100 millones a Salta", apuntó Huidobro sin extenderse en precisiones sobre la procedencia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora