Los fiscales federales Eduardo Villaba y Diego Iglesias, a cargo de la Fiscalía Federal 2 de Salta y de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), respectivamente, pidieron volver a citar a indagatoria bajo apercibimiento de ser declarado rebelde al juez federal de Orán, Raúl Reynoso, acusado por vínculos con narcos. Reynoso faltó a la indagatoria ante el juez federal Julio Bavio el pasado miércoles. En tanto, la Cámara Federal de Salta habilitó en las últimas horas a que cuatro empleados del juzgado de Reynoso quienes declararon en la investigación, que 'de manera preventiva y provisoria su no asistencia al juzgado hasta tanto se los notifique en sentido contrario'.
Lo resuelto por la Cámara Federal es ante un pedido hecho por los cuatro empleados, ante la 'preocupación y temor frente a la reacción y medidas que pueda adoptar el magistrado' luegde o que ellos declararan en la causa. Según informaron fuentes judiciales a NA, el juez instó a esos empleados a firmar un acta en el que desmintieran la acusación sobre Reynoso, a quien se acusa de recibir sobornos a cambio de liberar a presuntos narcos en distintos hechos.
Junto a Reynoso están acusados un grupo de abogados, uno de ellos cuñado de él; y el exjefe de Policía y ex-Procurador General de la Provincia René Gómez. El juez no se presentó en la indagatoria de este miércoles por lo que los fiscales piden que se lo vuelva a citar bajo apercibimiento de ser declarado rebelde. Si bien esto no permitiría una eventual detención por los fueros que detenta como magistrado, sí permite la apertura de un jury de enjuiciamiento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Alicia  Yañez
Alicia Yañez · Hace 12 meses

Presentate Reynoso,si sos tan inocente, de que te preocupás? O es que te quedaste sin argumento?Y el abogado exitoso,tu cómplice,ya se recuperó?Que te acompañe,en una de esas tenés miedo(que te liquiden los narcos).Y...el que a hierro mata,a hierro muere.Ojalá te llegue la justicia,por tantas víctimas,de las que tenés las manos manchadas de sangre.


Se está leyendo ahora