Al contrario de lo que muchos suponen, las personas con autismo perciben todo lo que sucede en el entorno. Por esa razón, controlar los ruidos es sumamente importante para que tengan bienestar. "Sus oídos son muy sensibles. Por eso, generalmente se tapan muy fuerte, tienen crisis de llanto, berrinches o hasta llegan a autolesionarse. Toman una posición agresiva para comunicar que los ruidos les molestan", explicó Jorge Fernando Peñaloza presidente de la Fundación jujeña Son-Risas, que ayuda a personas con autismo.
Por lo general, al llegar esta época del año, los padres toman medidas para proteger a sus hijos de la pirotecnia. "Conozco muchas familias que para las fiestas se van al campo o a algún lugar alejado", comentó Peñaloza. En una ciudad donde los sonidos molestos forman parte de la vida cotidiana, tratar de mitigarlos o de aislarse de ellos se convierte en una necesidad para familias con un miembro que padece autismo.
No hay cifras oficiales en Argentina sobre cuántas personas con autismo hay; los datos llegan desde Estados Unidos, donde todos los años se realizan relevamientos epidemiológicos. Ahí uno de cada 68 niños nace con autismo. Es el segundo presupuesto en salud para tratamientos e investigación, después del cáncer.
TEA, la Casita Azul. Para obtener mayor información, se puede llamar al 0387 154 672020
#SinLagrimasSinMiedos
Durante las fiestas de fin de año, muchas familias salteñas buscan cómo proteger a las personas con autismo de los efectos nocivos de la pirotecnia. Luis González (40), papá de un chico de 6 años con autismo, en diálogo con El Tribuno contó su experiencia: "Cuando llega fin de año buscamos proteger a nuestro hijo con tapones en los oídos, cerramos puertas y ventanas, porque cada estruendo implica un daño, un sufrimiento para él. Se vive mucha angustia".
A fines de diciembre, el uso de pirotecnia se vuelve masivo y es casi imposible refugiarse del ruido de las explosiones. Mientras afuera el cielo se llena de luces, destellos y estruendos, en algunos hogares se vive una profunda tensión. Además de los daños físicos que pueden producir los fuegos de artificio a quienes los manipulan, también provocan un gran estrés a personas con algún tipo de trastorno, a los ancianos, bebés y a los animales.
Muy perjudicados se ven quienes sufren trastorno del espectro autista (TEA), en su gran mayoría hipersensibles al sonido. Por eso, padres de la asociación TGD (Trastorno Generalizado en Desarrollo) y Padres de TEA de Salta lanzaron una campaña bajo el hashtag #SinLagrimasSinMiedos que promueve disfrutar de las fiestas sin pirotecnia.
La iniciativa se extiende a todo el NOA con el fin de asegurarles a las personas con autismo unas fiestas sin los miedos y las alteraciones que les provocan los estruendos de los explosivos.
"Buscamos generar conciencia en la sociedad de la necesidad de vivir unas fiestas en paz para los niños con autismo", explicó González. El TEA, conocido comúnmente como autismo, tiene entre sus síntomas la diferente percepción de los estímulos externos: sonidos, imágenes, olores. En el primer caso, hace que ruidos que son considerados fuertes se tornen insoportables para quienes lo padecen. La sede de la Asociación TGD Padres TEA Salta, llamada la casita azul, está en pasaje Del Milagro 634.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Maria Elena L?ewenthal
Maria Elena L?ewenthal · Hace 11 meses

para Eliana ... cuanto siento tu angustia y dolor, Soy mamá de Maximiliano, quien padece Sindrome de Down y Autismo quien esta por cumplir 13 años, tiempo que aprendí que buscar la consideración de quienes no transitan la vida diferente que nos toca vivir... es tiempo perdido. Dios te bendiga.

Eliana Medina
Eliana Medina · Hace 11 meses

hola, soy mamá de Maxi, él tiene TEA, cuando escucho los estruendos corrió gritando no no no y en un momento me pidio nos escondamos! pero no habia lugar en donde no se escucharan las fuertes bombas, fue muy angustiante y doloroso, me agarraba y me abrasaba fuerte.


Se está leyendo ahora