Un equipo multidiciplinario del Colegio de Arquitecto de Salta será en el encargado de brindarle un marco técnico a la planificación urbana de Molinos. El Arq. Hernán Solier, en diálogo con El Tribuno, explicó: "El objetivo es diseñar estrategias y lineamientos para el mediano y largo plazo, a fin de posibilitar un crecimiento ordenando del sector urbano de la localidad, que sea a la vez sustentable y armónico".
La tarea será amplia e integral y alcanzará a todo lo que hace a factores edilicios, espacios verdes, redes viales y de servicios, como agua, cloacas, centro de salud, instituciones educativas, deportivas, entre otras. También se avanzará en la confección de un sistema normativo municipal, que permita una gestión adecuada de la comuna.
Sobre este tema, el intendente Walter Chocobar destacó: "En los últimos años el municipio se fue desarrollando de forma sostenida. No queremos que nos suceda lo que a muchas localidades de la provincia, donde el crecimiento superó a la capacidad de planificación. Estamos pensando en un municipio para los próximos 20 años, que tenga la posibilidad de crecer en servicios y en infraestructura urbana sin perder su identidad, a la que consideramos parte fundamental de nuestros patrimonio cultural".
El trabajo de planificación se desarrollará en etapas hasta principios del año próximo. En una primera instancia se realizará un ciclo de talleres participativos, para involucrar a los vecinos en el proyecto. "Necesitamos de la participación de todos los actores sociales. Este es un elemento clave para el desarrollo del plan. Queremos saber en qué tipo de pueblo quiere vivir la gente en el futuro. Nosotros aportaremos nuestra experiencia y el marco técnico".
La fecha sobre el primer taller se dará a conocer en los próximos días.
Antecedentes
En 2010, la localidad accedió a un programa financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), destinado a la puesta en valor del patrimonio histórico, cultural y natural. Se trató del Programa de Recuperación de Pueblos Vallistos, coordinado por la Dirección General de Patrimonio Cultural de la Provincia.
El municipio comenzó a trabajar desde ese momento en la generación de normativas de protección. Paralelamente, ejecutó un plan de desarrollo urbano respetando su arquitectura originaria.
Como resultado de aquella iniciativa, en la actualidad el pueblo luce armónico, con calles adoquinadas, veredas construidas con piedra, las fachadas de las casas y de los edificios históricos restaurados, los espacios y paseos públicos parquizados, un verdadero placer para los sentidos, y todo enmarcado por infinitas y coloridas cadenas montañosas que le dan al lugar un aspecto único y de enorme valor en el ámbito turístico.
La restauración del casco urbano fue acompañada por la instalación de agua potable, redes cloacales, de energía eléctrica domiciliaria, alumbrado público y la construcción de canales de desagüe.
El desafío que se presenta ahora, es planificar el crecimiento de la localidad para las próximas décadas.
Dato
El equipo interdisicipliario está integraado por los arquitectos Hernán Solier, Paola Marcón, Graciela Ortega y geóloga Guadalupe Teruel.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora