El presidente Mauricio Macri se reunió ayer durante una hora con el Papa Francisco en el Vaticano y contó que le llevó "un montón de información" sobre la situación del país, así como también indicó que le pidió "sus opiniones" sobre la gestión al frente de la Casa Rosada.
"Fue una reunión más larga porque vine con una agenda de temas que quería compartir. Vine y dejé un montón de información", relató el mandatario tras el encuentro y señaló que "quería saber sus opiniones" sobre la gestión.
La audiencia privada se extendió desde las 10.30 hora local (5.30 de la Argentina) hasta poco después de las 11.30 y se desarrolló en el estudio anexo del Aula Paulo VI, conocido como Il Fungo, donde dialogaron sobre temas como la pobreza y el narcotráfico, según contó el mandatario.
En conferencia de prensa, el jefe de Estado resaltó que el Santo Padre "siempre ha sido un líder moral" y señaló que durante la hora que duró la reunión mantuvieron "una larga charla sobre lo que pasa en la Argentina y en el mundo".
En ese sentido, informó que hablaron sobre los "indicadores de pobreza" en la Argentina y afirmó que se trata de un tema sobre el que tienen una "preocupación compartida".
"Hay que trabajar, generar trabajo, educación, capacitación y volver a convocar a todos a esta cultura del encuentro a partir del trabajo, porque esa es la vía", expresó Macri.
En este sentido, señaló que el Pontífice "elogió fuertemente la labor que ha hecho (la ministra de Desarrollo Social, Carolina) Stanley y a (la gobernadora bonaerense) María Eugenia Vidal".
"Muchos dicen representar al Papa, pero no lo representan. El Papa tiene una agenda distinta de la que tenía (Jorge) Bergoglio. Su tiempo está abocado a lograr la cultura del encuentro a nivel mundial. A veces se quiere tergiversar eso", señaló Macri.
El Presidente indicó que el Papa también "vio con buenos ojos" la política del Gobierno contra el narcotráfico e indicó que el Sumo Pontífice le "reiteró que es una batalla en la que no hay que ceder".
Asimismo, el jefe de Estado contó que en la reunión desplegó un mapa de la Argentina y le mostró las obras que está haciendo el Gobierno en el país, ante lo cual el Papa se mostró interesado "en lo ferroviario y en las hidrovías".
Durante la conferencia, varias de las preguntas de la prensa apuntaron a la diferencia entre este encuentro y el anterior, que llamó la atención por haber durado apenas 22 minutos, y el mandatario explicó: "Los dos somos sintéticos".
Macri asistió al Vaticano acompañado por su esposa, Juliana Awada; la hija de ambos, Antonia; la hija de 33 años del mandatario, Agustina; y Valentina Barbier, la hija de 13 años de la primera dama.
"Le pedí que me haga un comentario final y me dijo: Fuerza y para adelante", reveló Macri sobre el cierre de la reunión, luego de la cual se tomó la foto oficial en la que el Sumo Pontífice posó con la familia ensamblada del mandatario.

Paz para Colombia

Por otra parte, Macri resaltó ayer que durante su reunión con el papa Francisco abordaron la situación del conflicto interno en Colombia.
El Presidente dijo que ambos manifestaron que esperan que se abra "una nueva negociación que termine en un proceso de paz consolidado", tras el triunfo del No a las condiciones del acuerdo entre el Gobierno colombiano y las FARC en el plebiscito que se celebró el pasado 2 de octubre.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora