"El corazón es engañoso", reza un pasaje del libro más importante de todos respecto a la naturaleza del ser humano. Inmersos en un mundo perverso, las personas suelen aparentar ser buenas, sin embargo nadie puede asegurar que es más bueno que otro.
El sábado por la noche, en Metán, las diferencias llegaron a un extremo tal que dos hermanos decidieron enfrentarse y uno de ellos quedó internado a punto de perder un dedo de su mano. En este hecho el alcohol hizo de las suyas, ya que según fuentes policiales ambos estaban ebrios.
Sin dar a conocer los motivos de la pelea, la Policía informó que el incidente se produjo en una casa ubicada en la calle Leandro Alem al final del barrio Los Laureles, en la localidad de Metán. Con un arma blanca que habría sido secuestrada por los efectivos que tuvieron actuación en el hecho, el menor de los hermanos, de 19 años, a sangre fría y totalmente fuera de sí lesionó al de 23, quien tuvo que ser asistido en el hospital zonal, donde diagnosticaron "paciente alcoholizado con herida cortante en el rostro, en ambos laterales, heridas graves en cara palmar de segundo, tercero, cuarto y quinto dedo de mano izquierda, con posible amputación del cuarto dedo".
El joven de 23 años quedó internado, mientras que su hermano menor, quien también sufrió lesiones, fue asistido en el mismo lugar, donde le diagnosticaron "estado de ebriedad y herida en región torácica". Al cabo de algunas horas les dieron de alta. Los efectivos realizaron las consultas judiciales correspondientes con la auxiliar de la Fiscalía Penal 1, desde donde se dispuso la detención del joven de 19 años, quien deberá presentarse el martes que viene para una audiencia.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora