El oficialismo consiguió el dictamen para avanzar con las reformas al Ministerio Público Fiscal y recortarle facultades a la procuradora Alejandra Gils Carbó y, por ejemplo, revisar la designación de fiscales que hizo la funcionaria durante su gestión, objetadas en la Justicia por haber sido arbitrarias y funcionales al kirchnerismo.
Las decisiones se tomaron ayer tras un acuerdo con el Frente Renovador en un plenario de las comisiones de Justicia, Legislación Penal y Presupuesto y Hacienda. A partir de este dictamen, oficialismo y oposición apuntan a tratar el proyecto en la Cámara de Diputados la semana que viene, el miércoles 26. Pero, además, el Congreso también le pondrá fecha de vencimiento -agosto de 2017- al mandato, hoy vitalicio, de la polémica procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó.
Este es uno de los puntos medulares del borrador de reforma de la ley de Ministerio Público, que se discutió durante el plenario de las comisiones de Justicia, Legislación Penal y Presupuesto y Hacienda. Se contemplaron importantes atribuciones a la Comisión Bicameral del Ministerio Público, presidida por la diputada Graciela Camaño (Frente Renovador). Fue la prenda de cambio para que el proyecto del Poder Ejecutivo, demorado en el Congreso hace seis meses, finalmente obtenga luz verde.
El interbloque de Cambiemos de la Cámara de Diputados pidió realizar una sesión especial hoy para tratar en el recinto como tema principal el proyecto de reforma electoral para permitir la boleta electrónica en las elecciones nacionales del año próximo. La sesión especial fue solicitada por el jefe del bloque radical, Mario Negri, para las 11.
El presidente Mauricio Macri reclamó en reiteradas oportunidades el alejamiento de Gils Carbó del Ministerio Público Fiscal por su afinidad con el kirchnerismo. Ante la renuencia de la funcionaria, el ministro de Justicia, Germán Garavano, ideó un proyecto de ley para limitar el plazo de mandato y acotar las atribuciones, por demás amplias, que le confirió la ley que sancionó la mayoría kirchnerista en 2015. Sin embargo, la oposición, en desacuerdo con la propuesta oficialista, trabó el dictamen. Necesitado de los votos, el Gobierno accedió a un acuerdo con el Frente Renovador en la figura de su jefa de bloque, la diputada Camaño, a quien entronizó como jefa de la Comisión Bicameral. Las concesiones que debió hacer el oficialismo se explican a partir de este acuerdo. La Comisión Bicameral gozará de amplias atribuciones, entre ellas la de revisar, y eventualmente aprobar, "todas las designaciones de fiscales coordinadores de distrito y titulares de procuradurías especializadas; unidades fiscales especializadas y direcciones generales" realizadas por mecanismos distintos a los que establecerá la nueva ley. Así, todos los funcionarios designados por Gils Carbó serán puestos en capilla y analizados en el Congreso.
De aprobarse la nueva normativa, ya no será el procurador fiscal el que presente ante el Poder Ejecutivo las ternas de candidatos a ocupar cargos en el Ministerio Público Fiscal. Esta responsabilidad recaerá en un consejo general, organismo que será también el que designe a los funcionarios interinos en los cargos vacantes hasta las designaciones definitivas. Esta función la cumplía hasta ahora Gils Carbó, pero varias designaciones provisorias fueron objetadas en la Justicia por ser arbitrarias y afines al kirchnerismo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia


Ruben Barraza
Ruben Barraza · Hace 1 mes

La semana pasada, viajando en el tren Sarmiento en Bs As, vi un inmenso paredón que decía lo siguiente: " EL PRÓXIMO NO SE IRÀ EN HELICÓPTERO, SINO EN UN ATAÚD" ¿ que serà que quieria decir el cartel?


Se está leyendo ahora