Esta mediación fue hecha un día de invierno.
Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia...
Solicitante: -Mediadora, estamos acá para reclamar la responsabilidad de Nientiendo, con respecto a un robo y lesiones físicas como consecuencia de un asalto que he sufrido en la vía publica mientras "capturaba" con mi celular, las criaturas digitales llamadas Pokermongo.
Mediadora: -¿Podría describirme qué es un Pokermongo? Y ¿en qué consiste el juego?
Solicitante: -Es un nuevo juego de Nientiendo, que se instala en los celulares activando previamente la localización del dispositivo móvil para que el celular guíe a la persona por distintos lugares y así capturar la criatura. En algún momento usted siente vibrar el celular y por una luz intermitente se da cuenta que está cerca de ella o ante su presencia.
Mediadora: -¿Podría usted compartir cuál es el interés concreto de esta mediación?...
Solicitante: -Quiero que me resarzan por las lesiones que he sufrido, los gastos que he tenido por las curaciones y los remedios comprados. También quiero que me restituyan el celular que me han robado.
La cuestión es que... yo iba cazando pokermongos con mis amigos, muy concentrado, cuando el celular me llevó a un pasaje sin salida, oscuro. De repente sentí un golpe contundente en mi cabeza y un grupo de hombres corriendo se alejaba de mí.
Quedé tendido, mareado y muy dolorido.
Vinieron mis compañeros y me auxiliaron. Terminé en el hospital. Estaba muy confundido.
Me robaron el celular y las zapatillas...
Letrado patrocinante del Solicitante: -Mediadora, mi cliente reclama de la empresa, acá presente, la suma de $100.000,00 (pesos cien mil) en concepto de daños y perjuicios y mis honorarios profesionales.
Considero que la responsabilidad de Nientiendo con respecto a mi cliente, es la de un consumidor. Pokermongo ha predeterminado, sin que mi cliente, como jugador, decida o sepa cuáles serían los lugares de caza. Ha sido guiado por ellos, como proveedores, sin tener la posibilidad de decidir o delimitar la zona de juego.
Considero que, aunque este juego sea a título gratuito, existe una relación de consumo. Por ello y considerando que quien presta servicios riesgosos se encuentra obligado a proteger al usuario para que de su servicio, no se deriven daños a su persona o sus bienes, es que nuestro reclamo es legítimo.
Mi cliente ha sido dañado, como consecuencia de la prestación del servicio, por lo tanto deben responder solidariamente: el productor, el fabricante, el distribuidor, el proveedor, el vendedor y quienes hayan puesto su marca en la cosa o servicio, según nos dice el artículo 40 de la Ley de Defensa del Consumidor, 24240.
El proveedor debió haber diseñado este juego, de tal forma que el usuario no corra riesgo buscando las criaturas en puentes, terrazas, techos, edificios abandonados, vías de tren, etc.
Nientiendo debió establecer recomendaciones al usuario, en donde se le advierta que no deberá realizar acciones temerarias para alcanzar las criaturas virtuales e, incluso, el proveedor debió crear o implementar normas para jugar de manera segura para no poner en peligro la vida, su salud o la integridad física del consumidor.
Así, mediadora, justifico que mi reclamo es justo y constitucional.
Mediadora: - Señores.Vamos a pasar a una audiencia privada...

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia



Se está leyendo ahora