La suba en el costo del pasaje entre Quijano y Rosario y viceversa trajo polémica e incertidumbre entre los usuarios de ambas localidades. En estas dos últimas semanas, el pasaje tenía un costo diferente en las dos jurisdicciones contiguas. Por un lado en Quijano cobraban 13 pesos con autorización del Concejo Deliberante, mientras que en Rosario, sin autorización, regía el mismo precio.
El tramo de los remises no supera los 15 kilómetros. Cubre el faltante de colectivos en este sector del Valle de Lerma. Esta alteración en el marco legal de la tarifa del transporte interurbano ocasionó multas, secuestro de unidades y entrenamientos hostiles entre algunos ediles que integran los concejos deliberativos de estas dos localidades.
Quijano aprobó en una sesión extraordinaria la ordenanza que autoriza el aumento de 10 a 13 pesos el pasaje. Sin embargo, cuando se suponía que análogamente los ediles de Rosario de Lerma tomarían la misma decisión, este concejo lo trató recién el jueves pasado, porque "nunca fueron informados".
"Fue una postura antojadiza y apresurada de algunos ediles de Quijano. El año pasado hubo un acuerdo entre ambos concejos para coordinar acciones legislativas que ayuden a las dos comunidades. Entre gallos y medianoches nos esteramos de tal decisión y después de dos días nos comunican que nosotros debíamos aprobar la misma ordenanza en Rosario de Lerma", contó a El Tribuno Adrián Palacios, concejal y presidente de la comisión de transporte del concejo rosarino.
Durante la semana y en medio de la ruta provincial 36, que une Quijano con Rosario, las multas empezaron a fluir desde la Dirección de Tránsito de Rosario de Lerma. Los remises en contraofensiva pararon a todos los vehículos a un costado de este camino para repudiar y reclamar contra las multas.
vecinos personas.jpg
Los remiseros protestaron frente a concejales en la ruta.
Los remiseros protestaron frente a concejales en la ruta.
Al mismo lugar llegaron los nueve ediles de Rosario y tan sólo uno de Quijano. En medio de la discusión fijaron posturas para solucionar el conflicto que tuvo por momentos las intervenciones de los intendentes de ambas localidades en encendidos debates en los medios locales.
"Se debe respetar a los usuarios y vecinos. No se puede cobrar un precio en un lado y pasando un límite jurisdiccional otro. Entre todos nos tenemos que poner de acuerdo. Debido a este inconveniente vamos a firmar un acuerdo con Quijano para evitar estas situaciones a futuro", sostuvo el intendente Ignacio Jarsún de Rosario de Lerma.
Entre idas y venidas con los cuerpos deliberativos de las dos comunidades, el Concejo Deliberante de Rosario de Lerma, aprobó el jueves el aumento del pasaje del remís en este tramo. Pero dejaron aclarado: "Debe ser promulgado por el Ejecutivo de la ciudad para recién aplicarlo".
Jarsún tiene ocho días hábiles para promulgar la ordenanza. Pero podría haber tomado la decisión al cierre de esta edición. Los vecinos se preguntan quién les devolverá el importe pagado demás estas dos últimas semanas. En Quijano cobraban 13 pesos y en Rosario ese aumento no estaba autorizado.
"Los concejales de Rosario y Quijano tanto se pelean por nada. Si los remiseros igual te cobran $13. Mi hijo viaja todos los días y eso es lo que paga. Y si no pagás ellos no te llevan ni te traen ¿Quién controla las paradas? Nadie. ¿Quién te va a devolver después la diferencia? Nadie", decía la vecina Noemí Pastrana en su página personal de Facebook.

¿Qué te pareció esta noticia?

Comentá esta noticia