*

Polémica por el nuevo formato que tendrá la Brigada de Investigaciones
Una fuerte polémica se generó en las últimas horas al conocerse el nuevo formato de trabajo que tendrá la conocida Brigada de Investigaciones de la Policía. Mientras desde algunos sectores de las fuerzas hablan de la desaparición de la unidad como se la conoce, desde el Gobierno señalan que solo habrá una nueva distribución operativa de los efectivos.
Muchos policías aseguraron que se desarma la Brigada, y los efectivos irán a trabajar a las distintas dependencias. "Quieren que haya un grupo en cada sector", afirmaron.
Consultado sobre el tema, el ministros de Seguridad, Alejandro Cornejo D'Andrea, le dijo a El Tribuno que "de ninguna manera se trata de una restructuración. Es una cuestión operativa, ya que tenemos sectorizada a Salta Capital, el Valle de Lerma y Tartagal. Buscamos optimizar los recursos".
El funcionario señaló que la ciudad de Salta está dividida en 11 sectores y cada uno abarca unas tres jurisdicciones. Por lo que unos 1.000 efectivos que formaban parte de las estructuras de la Brigada y Drogas Peligrosas pasarán a trabajar directamente en las comisarías.
La Policía trata de centralizar todas las denuncias en el 9-1-1. Una vez que ingresa allí un llamado alertando un incidente, usando un sistema georeferencial, se va derivando la situación a los efectivos, que estén más próximo al problema. Aquí se usa el sistema de las 11 zonas en las que está dividida la ciudad. Ahora los efectivos de la Brigada estarán asignados a cada una de estas zonas.
Cornejo también contó que en el edificio del 9-1-1 funciona la Unidad de Análisis Criminal, donde llegan todas las denuncias. Con esto buscan agilizar todas las actuaciones.
Las críticas vienen porque esta unidad tenía tareas totalmente específicas, por lo que el temor es que el trabajo se pierda al depender de las comisarías. En la Brigada se estaban tramitando más de 2.000 expedientes. En estos momentos estaban haciendo allanamientos todos los días por robos y hurto, por desaparición de personas, fuga de menores, investigaciones por casos de motochorros, entre otras cosas.
"Orgánicamente los de la Brigada y Drogas seguirán dependiendo de la Dirección General de Operaciones, y operativamente estarán al mando de la dependencia a la que sean asignados", dijo Cornejo.
El ministro hizo hincapié en que quiere optimizar los recursos. "Para que vamos a tener a todos apilados en un solo lugar. Esta descentralización operativa permitirá que haya detectives e investigadores en cada jurisdicción y que estén cerca de los fiscales de cada zona", aseguró.
Lo que viene
La denominada Brigada de Investigaciones ya sufrió una reestructuración, cuando le sacaron de su riñón a Criminalística. Este sector pasó a depender del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF).
Cuando fue ese primer movimiento, la Brigada pasó a llamarse Departamento de Investigaciones. Aseguran que en esa área llegan a diario unos 50 expedientes, en los cuales se trabaja, y que últimamente llegaban muchos casos de abuso sexual.
También en ese departamento de Investigaciones se trabajaba con las contravenciones especiales, o sea el control de venta de bebidas alcohólicas, el control de talleres, de ciber y en lo que tiene que ver con la prostitución.
Más allá de las declaraciones del ministro Cornejo sobre que se trata de una distribución operativa del personal, muchos ven en este cambio algunas intencionalidades, para que a la larga el CIF tenga más poder.
Según se conoció, la estructura de la Brigada quedará ahora reducida a unas 30 personas, muchas de ellas con carpeta médica, que apenas se limitarán a cuidar el canchón de Caballería, en donde se guardan los vehículos secuestrados. Allí prestarán servicio durante las 24 horas. Además otros tres oficiales junto a un jefe, uno en cada turno, para el departamento de Investigaciones.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...