*

Polémica en Metán: quejas de los vecinos por carpas bailables
Las carpas bailables de carnaval funcionan los domingos en la Sociedad Española y esporádicamente se autorizan en un terreno ubicado en la calle San Lorenzo. Ayer muchos vecinos de los barrios Lugano y Granadero Díaz denunciaron que no pudieron descansar debido al alto volumen de la música y los desmanes que se producen a la salida. Una firma comercial tiene el monopolio de los bailes de carnaval que funcionan bajo el mismo nombre: "El Fantástico Calderón".
En una estrategia comercial, los impulsores de las fiestas alquilaron clubes como Libertad y Tráfico, para que nadie realice otros bailes durante enero y febrero en esos lugares. Y el municipio no autorizó a otras personas aduciendo que no cumplen con los requisitos.
Los vecinos aseguran que los propietarios gozan de privilegios de la Municipalidad porque ingresan menores de edad y además no controlan los decibeles.
Desde la noche del domingo y hasta casi las 5 de la mañana de ayer hubo un baile en el terreno ubicado en la calle San Lorenzo, en la zona sur.
“Faltan controles, por eso ingresan menores a los bailes y luego salen totalmente acoholizados, orinan en las veredas y causan desmanes”. Hugo Zaidenberg, Vapumas
"Esto es una verdadera falta de respeto. El alto volumen de la música fue impresionante, por eso estamos sin dormir y por ratos parecía que lo aumentaban aún más", dijo Mirta Aráoz, vecina de Lugano.
"Justo al fondo de mi casa que tiene una tela pusieron los baños químicos. Tuvimos que soportar un espectáculo lamentable porque los varones orinaban afuera en cualquier lado", destacó.
Las carpas de carnaval se vienen realizando en la Sociedad Española. Mientras que en la calle San Lorenzo se hicieron fiestas en Año Nuevo y el domingo pasado.
“El volumen de la música era realmente insoportable. No pudimos pegar un ojo en toda la noche del domingo, y el lunes hay que trabajar”. Mirta Aráoz, barrio Lugano
"Acá el problema es que la Municipalidad no controla los niveles de sonido. Estamos sin dormir porque el volumen de la música era insoportable. Vibraban los vidrios y los muebles", dijo Carlos Arias, otro vecino del barrio Lugano.
"Las ordenanzas están hechas y hay que cumplirlas. Yo vivo al fondo de donde realizaron el baile el domingo y realmente fue imposible descansar", dijo.
Por otra parte, vecinos del centro, que viven cerca de la Sociedad Española juntan firmas contra el funcionamiento de la carpa en ese lugar.
La nota está dirigida al intendente Fernando Romeri, quien actualmente se encuentra de licencia. Los vecinos aseguran que sufren ruidos molestos, perturbación del descanso en días previos a jornadas laborales, invasión a la propiedad privada, daños en el frente de sus inmuebles, mal estacionamiento de vehículos y una invasión de motos en las veredas.
"Hay música a volumen excesivo, gritos y escándalos a altas horas de la madrugada cuando debemos retomar la actividad laboral al día siguiente", aseguran los vecinos en la nota que será presentada a la comuna.
"Para "colarse'' lo hacen por los techos, tapias y fondos. Hay árboles, paredes dañados y usan las veredas y jardines como baños", denunciaron.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...