El policía Víctor Leonardo Sánchez (25) fue condenado en audiencia de juicio abreviado a la pena de cinco años de prisión efectiva por manipular su arma reglamentaria y dispararle de forma accidental a su pareja, causándole la muerte.
El juez de Garantías 2, Ignacio Colombo, halló a Sánchez autor penalmente responsable del delito de homicidio culposo.
Además, fue inhabilitado por el mismo período para integrar cualquier fuerza de seguridad de la Provincia y de portación de armas de fuego de cualquier clase.
El 1 de abril pasado, en barrio El Jardín de La Caldera, Sánchez se encontraba en su domicilio limpiando su arma reglamentaria y en un hecho accidental, según la investigación judicial, se produjo un disparo que hirió mortalmente a la joven Yésica Leticia Sarapura, quien falleció en el acto. Tanto el acusado como la víctima se desempeñaban como personal policial.
Esa noche, vecinos del lugar escucharon un solo disparo. "No sé cómo fue pero sí escuchamos la explosión, una sola, y minutos después los alaridos porque no eran llantos de varias personas", dijo una vecina de Víctor Sánchez, autor material de la muerte de Jessica Leticia Sarapura (25), hasta entonces su pareja.

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Sección Editorial

Comentá esta noticia


daniel cruz
daniel cruz · Hace 2 meses

Es joda. Así estamos.

Monica Cassels
Monica Cassels · Hace 2 meses

¡Curioso accidente para un policía! ¿Qué clase de justicia es ésta?

Adolfo Garcia
Adolfo Garcia · Hace 2 meses

Es una vergüenza la condena. Porque com policia, sabia muy bien que para limpiar un arma hay que descargarla. Ni un niño de 6 años se cree ese cuento

Adolfo Garcia
Adolfo Garcia · Hace 2 meses

Que sera que en la plicia no le enseñan que para limpiar un arma hay que descargarla?

VICTOR VICTOR
VICTOR VICTOR · Hace 2 meses

el que escribió este articulo, escribe sin averiguar bien las cosas, el accidente homicidio fue tipo 13,30 no a la noche como dice, y la extinta no era personal policial era una excelente mujer con toda la vida por delante


Se está leyendo ahora