*

Policía imputado por el crimen de un chico
El fiscal penal de Graves Atentados contra las Personas Pablo Rivero imputó ayer tarde a cabo Nicolás Valdiviezo por los delitos de homicidio calificado agravado por su función de policía.
La respuesta fiscal se materializó poco después que el funcionario de la ley se constituyera en la clínica privada donde se encuentra internado Valdiviezo y dialogara con el personal médico que lo asistió de supuestas lesiones por arma blanca.
Tras obtener algunas certezas, comunicó al acusado su intención de tomarle declaración indagatoria, y ante la negativa del mismo le hizo conocer la causa de detención por el más grave delito de nuestro Código Procesal Penal, agravado aún más por su condición de funcionario policial y el uso del arma reglamentaria.
El policía que mató a Nahuel Franco, alias Pochocho, quedó desde ayer a disposición de la Justicia Penal.
La muerte del adolescente ocurrió en villa 20 de Junio en la tarde del jueves, en un procedimiento policial aún no esclarecido que derivó en una persecución con desenlace fatal del adolescente, quien recibió un disparo de un arma 9 mm en la zona abdominal.
En presencia de sus abogados, el policía se abstuvo de declarar y permanece internado en calidad de detenido, a razón de que la jueza de Garantías 8, Claudia Puertas, hizo lugar al pedido del fiscal.
Pobreza extrema
Luego de las pericias de rigor ordenadas por el fiscal, en horas de la mañana de ayer se presentó en la morgue judicial la abuela del menor fallecido, quien tenía su custodia y la de sus hermanos, ya que la madre del muchacho sufre también las consecuencias de la adicción, flagelo que diezmó a la juventud de Salta.
La mujer fue asistida por el Gabinete Interdisciplinario de la Unidad de Graves Atentados contra las Personas, donde una psicóloga y una asistente social le brindaron contención, asistencia y asesoramiento.

Más de lo mismo

Para muchos de los habitantes de la zona, el lugar llamado La Laguna es un sitio de transas de todo tipo.
El Tribuno ya había denunciado en otras oportunidades la existencia de ese sitio marginal, donde confluyen jóvenes de distintas edades a toda hora, sobre todo durante la noche. En el barrio quedó flotando la intriga de saber cuál era la finalidad del operativo montado por la patrulla de policías que culminó en el balazo mortal, ya que el testimonio de varias personas apuntó a que los dos chicos perseguidos no estaban realizando actos vandálicos ni delictivos.
Los restos del malogrado joven, según una fuente vecinal, fueron velados en el barrio Norte Grande.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...